Abandonad toda esperanza

sábado, 27 de enero de 2007

La magia del séptimo arte

Resulta paradójico que una película como El ilusionista, reservándose en buena parte las argucias y los trucos del mago protagonista (encarnado por Edward Norton), no consiga transmitir la sensación de magia al espectador; en cambio, en El truco final (El prestigio) –a partir de ahora nos referiremos a ella con el subtítulo, fiel al original, y no con el estúpido título español–, donde Christopher Nolan nos muestra los mecanismos ocultos del espectáculo, somos testigos de verdadera magia cinematográfica.



Y puede parecer injusto comparar ambas películas, pero es inevitable no poder resistirse a la tentación de hacerlo con dos cintas protagonizadas por algo tan poco usual como unos magos y estrenadas con apenas unas semanas de diferencia.

En la columna de Abandonad toda esperanza de ayer hablábamos precisamente de lo peligroso que pueden ser las expectativas con las que uno carga antes de ver una película. En el caso de El prestigio, esto podía ser particularmente peligroso: Nolan había realizado, seguidas, tres maravillosas películas. Y al menos la primera de ella es una absoluta obra maestra. Y es que Memento, Insomnio y Batman begins lo han convertido en uno de los nombres clave del nuevo Hollywood, el que podría ser el relevo de David Fincher si este no tuviera todavía tanto camino por delante (ahí está el inminente estreno de Zodiac para, esperemos, demostrarlo).



Pero, contra todo pronóstico, El prestigio confirma todos sus logros y los multiplica con creces. Esta adaptación de la novela homónima de Christopher Priest (del que, por cierto, les recomiendo la estupenda La afirmación) nos parece no ya una joya del séptimo arte en el mismo momento de su estreno, sino que tenemos la sensación (que solo podrá confirmar el paso del tiempo) de que en un futuro lejano seguirá viéndose con el mismo interés que ahora.

Y es que, si en El ilusionista el hecho de que el espectador se adelantara a las (presuntamente) sorprendentes revelaciones de su final suponía una creciente falta de interés, en El prestigio esto (que también puede suceder, aunque en menor medida) no supone que las andanzas de Robert Angier y Alfred Borden dejen de interesar. Aunque adivinemos los trucos que Nolan se guarda en la manga (y la mayoría, a poco que nos fijemos bien, están ahí desde el principio y no es difícil detectarlos), el enfrentamiento entre estos dos prestidigitadores rivales muestra tal carga de sentimientos humanos básicos (del amor al odio, de la rendida admiración a la codicia más desatada, del sabor de la gloria a la más amarga de las miserias) que es imposible dejar de emocionarse con lo que sucede en la gran pantalla.



A todo ello no es ajeno el buen hacer de los actores, desde un extraordinario (como casi siempre) Christian Bale a Hugh Jackman, que hacia el principio del film es devorado por su rival, pero que se crece considerablemente conforme avanza la trama, estando a su altura sin problemas en muchos dramáticos momentos.

En cuanto a los secundarios, es inevitable destacar a David Bowie como el inventor Nikola Tesla, al que da vida con una sobriedad y elegancia indiscutibles, y claro está, a Michael Caine, en la que es una impecable interpretación... por enésima vez.



A medio camino entre Steven Spielberg (el de los films más representativos de su estilo, claro está) y el mencionado David Fincher, pero más analítico que el primero y menos oscuro (salvo cuando la historia lo exige) que el segundo, Nolan construye un discurso sobre la dualidad de la condición humana, y sobre el sacrificio absoluto, que habría hecho las delicias de Stanley Kubrick.



Así, El prestigio, que nos parece de un romanticismo arrebatador y una riqueza de matices prácticamente inagotable, viene a ser la primera obra maestra del este 2007, muy por encima de títulos tan aplaudidos como Babel o Banderas de nuestros padres. Y es que si la Academia no hiciera gala de los prejuicios ante el cine fantástico que nunca ha dejado de demostrar (El Señor de los Anillos y poco más aparte), la cinta de Nolan habría recibido numerosas nominaciones al Oscar este año, entre ellas las de Película, Director, Guión Adaptado, Actor Protagonista (esta, por duplicado, como manda la situación) y Actor de Reparto para Caine. Pero se ha tenido que conformar con dos menciones técnicas, las candidaturas de Fotografía y Dirección Artística. Y es que, como bien comprueban en sus carnes el Gran Danton y el Profesor, aunque de forma bien distinta, la vida no suele ser justa.

Así que, como afirman Cutter y Borden en varios momentos del film, "quiero que prestéis atención": El prestigio es de lo mejor que veremos este año. Y quizá en varios años. No la dejéis pasar.

6 comentarios:

Atum dijo...

Estoy de acuerdo en lo de las tres grandes películas seguidas, sólo que para mí serían Following, Memento e Insomnia. Batman Begins me pareció prometedora en su primer tercio, pero después no hay épica, ni villanos con carisma (rídículo el Espantapajaros) ni un duelo final a la altura. Eso sí, después de Schumacher, esto es una maravilla.

Por cierto, ¿ha visto Memento dos veces? Porque cuando la ví por segunda vez no me pareció para tanto, y la gente con la que lo he comentado opina igual. Pasa de ser la hostia a simplemente aceptable.

Francisco J. Ortiz dijo...

Ah, qué envidia me da ud que ha podido ver FOLLOWING... Yo todavía la desconozco, espero que no por mucho tiempo...

Yo a BATMAN BEGINS le veo pocas pegas, por no decir ninguna. Y el Espantapájaros me encanta, sobre todo gracias a Cillian Murphy...

Y no, no estoy de acuerdo con lo de MEMENTO: si llevo bien las cuentas, la he visto ya cuatro veces fijo (no sé si cinco), e incluso he escrito sobre ella largo y tendido... Y me sigue pareciendo inagotable. Obviamente, pierde "la sorpresa"... pero como creo que le pasará a esta EL PRESTIGIO (cosa que comprobaremos cuando la revisitemos), me parece que (¡SPOILER!) esa historia de un psicópata que se construye a sí mismo como tal aprovechando su peculiar tara, es inagotable.

De todas formas, lo que está claro es que Nolan va a seguir sorprendiéndonos gratamente. Ahora a esperar este BATMAN: THE DARK KNIGHT con el Joker campando a sus anchas...

Francisco J. Ortiz dijo...

Por cierto, Mr. Atum... acabo de visitar su blog... y de leerlo al completo. Demasiado escueto, ¿no le parece?

Expláyese, hombre, expláyese... aunque sea para meterse con BATMAN BEGINS o para chafarme FOLLOWING...

Atum dijo...

Lo que no deja de impresionarme de Memento es la historia del tipo que tiene que inyectar insulina (¿era insulina?) a su mujer.

Mi blog es puramente experimental, y cada cierto tiempo volveré a despedirme, por distintas razones. Pero no se lo diga a nadie, que perdería la gracia.

El hueso dijo...

Estaba yo con mi reseña de "Tje prestige"... ¿no crees que el titulador español pensó que la pakabra podría remitir a cierto petrolero encallado?

Francisco J. Ortiz dijo...

Cierto, señor Hueso... en cuanto al título original. Pero bien pudieron haberla llamado EL PRESTIGIO, título maravilloso, y no haber hecho la patochada de llamarla EL TRUCO FINAL y dejar ese EL PRESTIGIO como subtítulo.

Parafraseando al Jeff Goldblum de EL MUNDO PERDIDO (JURASSIC PARK II), esta es una de las más idiotas traducciones en la larga y triste historia de las traducciones idiotas...


Estadísticas