Abandonad toda esperanza

martes, 27 de junio de 2006

Mulholland Drive: Lo demás es silencio

Hay películas por las que no pasa el tiempo. Ni los visionados. Y no sólo ocurre con títulos considerados como clásicos de la historia del cine, sino también con películas contemporáneas que apenas tienen unos años, pero que están llamadas desde ya a convertirse en títulos míticos del celuloide.

Mulholland Drive, de David Lynch, es sin duda uno de esos títulos. La historia que estaba llamada a ser el episodio piloto de una nueva serie de la ABC, un intento de un nuevo Twin Peaks, se convirtió tras la cancelación del proyecto en el primer largometraje de su peculiar autor en el siglo XXI. Eso es entrar en un nuevo milenio por la puerta grande.



La película recuperó el concepto de "fuga psicogénica" de Carretera perdida. Y nos descubrió a una excepcional Naomi Watts. Sólo por esas razones ya merece ser tenida en cuenta. Pero es que Mulholland Drive es más, mucho más. Al lado del ruido y la furia de la historia de Diane Selwyn, lo demás es puro silencio.

Después de haberla visto muchas veces, la última el pasado domingo, sigo suscribiendo por entero (quizá sin los pocos peros que le puse en su día) la crítica que escribí para la añorada revista Stalker, allá por el año 2002, pocos días después de haber asistido a su estreno.

Si les apetece leerla (y no teman, no hay spoilers gordos), está disponible en el siguiente enlace:

El bulevar de las pesadillas rotas

Créanme: es una joya no ya del cine, sino del arte del siglo XXI. Si no la han visto todavía, pongan remedio lo antes posible.

[En la foto, el cineasta David Lynch junto a sus actrices, la morena Laura Elena Harring y la rubia Naomi Watts.]

3 comentarios:

Salto dijo...

Humm.. posiblemente seas una de las pocas personas que conozco que entendió la (por muchos ininteligible) película. Me alegra comprobar que no soy el único que se da cuenta de que Lynch juega al desorden, pero sigue un argumento. Como casi siempre, por otro lado.

Fran J. Ortiz dijo...

Me lo tomaré como un piropo... :-)

Hasta la fecha, Lynch siempre sigue un argumento, hasta en sus películas más marcianas a simple vista: recordemos CABEZA BORRADORA o TWIN PEAKS: FUEGO CAMINA CONMIGO, sin dejar de lado las dos citadas aquí, CARRETERA y esta MULHOLLAND, que me parecen sus dos mejores películas hasta el momento.

Qué ganas de ver ese anunciando INLAND EMPIRE...

Anónimo dijo...

Por fin, por fin he encontrado a alguien que ha sacado conclusiones parecidas a las mías sobre esta película.

Lo frustrante que era oir declaraciones de Lynch diciendo que no había que buscarle sentido a esta película... y para mí todo encajaba.

Por cierto, buena crítica.


Estadísticas