Abandonad toda esperanza

domingo, 23 de abril de 2017

El trailer del domingo: American Assassin


Hollywood siempre anda detrás de crear nuevas franquicias que sigan aportando dinero y más dinero a las arcas de los grandes estudios. El género del thriller no es una excepción a la regla, y a héroes de acción más veteranos como John Rambo (Sylvester Stallone), John McLane (Bruce Willis), la pareja formada por Martin Riggs y Roger Murtaugh (Mel Gibson y Danny Glover) o el mismísimo James Bond se han unido más recientemente Jason Bourne (Matt Damon), Bryan Mills (Liam Neeson), Jack Reacher (Tom Cruise) o John Wick (Keanu Reeves), este último con su segunda entrega ahora mismo en los cines.




A esta nómina podría unirse muy pronto Mitch Rapp, el agente de la CIA especialista en combatir el terrorismo que protagoniza un ciclo de novelas de Vince Flynn, que ya cuenta con nada menos que quince títulos publicados. Con este objetivo se ha rodado American Assassin, que dirige el solvente Michael Cuesta -quien ya se acercó a esta temática en la serie Homeland- y que protagoniza el joven Dylan O'Brien (El corredor del laberinto) como Mitch Rapp. Junto a él, cabe señalar la presencia de Sanaa Lathan (Ahora me ves 2), Taylor Kitsch (True Detective) y el siempre eficiente Michael Keaton, un intérprete que después de las oscarizadas Birdman y Spotlight, con El fundador en los cines y la esperadísima Spider-Man: Homecoming pendiente de estreno, vive uno de los momentos más dulces de su carrera.

La película se estrenará en Estados Unidos y el Reino Unido el próximo 15 de septiembre de 2017, y suponemos que no mucho más tarde se podrá ver aquí. De momento, aquí tenéis el tráiler con subtítulos en castellano:


sábado, 22 de abril de 2017

Las recomendaciones del sábado



Cómic:
NIMIO: FANTASÍA FINAL
Varios autores
(La Cúpula, 2017)


El Cartero y el mago Miguel son solo dos de los personajes que habitan el extraño y fascinante universo de Nimio... Anabel Colazo, Pau Ferrando, María Ponce, Núria Tamarit (Duerme pueblo, Avery's Blues) y Luis Yang eran cinco alumnos de la Facultat de Belles Arts de Valencia que en 2015 decidieron crear Nimio, un fanzine de autoría colectiva donde demostrar su talento como autores de cómic. Ahora, después de ganar el Premio al Mejor Fanzine en el Salón del Cómic de Barcelona del año pasado, se despiden de sus lectores con un número especial de casi doscientas páginas y en el que cuentan con la colaboración de varios colegas, entre ellos Antonio Hitos, Ken Niimura y Álvaro Ortiz. Un adiós (o un hasta pronto) que bien merece la lectura.



Libro:
ANTIFASCISMOS (1936-1945)
Michael Seidman
(Alianza, 2017)


En los años que van de 1936 a 1945, y con motivo de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial, se desarrollaron en varios países dos tipos de antifascismo: el revolucionario y el contrarrevolucionario... Frente a la atención que se le ha prestado al fascismo y que ha dado como resultado una bibliografía crítica bastante copiosa, el movimiento contrario no contaba hasta la fecha con un análisis riguroso de su devenir histórico; para solventar esta carencia, Michael Seidman -profesor de Historia de la Universidad de North Carolina Willmington y especialista en el tema- nos ofrece este ensayo sobre el antifascismo en España, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Indispensable para los interesados en la Historia del siglo XX.


(De: El Periódico de Villena, 21-IV-2017).

viernes, 21 de abril de 2017

Eres una máquina


Ya nos avisó Santiago Navajas en su ensayo El hombre tecnológico y el Síndrome Blade Runner: la inteligencia artificial, la biomecánica y los cyborgs están de moda. Así lo demuestra que coincidan el estreno en los cines de Ghost in the Shell (basado en un manga de finales de los ochenta recientemente reeditado para la ocasión) con el éxito de la serie Westworld en la pequeña pantalla.

De todo ello hablamos en la columna de Abandonad toda esperanza de hoy:



Westworld, la nueva apuesta de la cadena HBO, ha sido un éxito de crítica y audiencia

jueves, 20 de abril de 2017

VI Jornadas del Cómic de Valencia: El cartel


Las VI Jornadas del Cómic de Valencia se celebrarán del 26 al 28 de mayo en la capital de la Comunidad Valenciana, y ya tienen cartel... a cargo de Sento Llobell (Un médico novato). Es este:




De momento, se ha anunciado ya la presencia de dos autores: David Rubín y Pedro Vera. Pero, por supuesto, la nómina de artistas seguirá aumentando; y de ello, así como del resto de actividades del evento, os informaremos en este vuestro blog.

miércoles, 19 de abril de 2017

.38: Mi nombre era Eileen


Tres meses después de publicar mi crítica de la novela de Virginia Aguilera Ojos ciegos -de la que también hablé en esta columna-, vuelvo a colaborar con la revista digital Calibre .38 con un texto sobre una de las mejores novelas publicadas en lo que va de año: Mi nombre era Eileen, de Ottessa Moshfegh. Muy, muy recomendable. Y si tenéis dudas, podéis leer la crítica aquí:



martes, 18 de abril de 2017

RIP: Michael Ballhaus (1935-2017)


La política de los autores impulsada en los años 50 por los críticos de la revista francesa Cahiers du Cinéma (ya se sabe: Godard, Truffaut, Chabrol, Rohmer, Rivette y Resnais, sobre todo) hace que muchas veces consideremos al director como responsable principal, si no único, del resultado final de un film. Y esto nos lleva a olvidarnos de otros oficios del séptimo arte, entre ellos el que ejerce el que muchas veces se convierte en aliado fundamental del realizador: nos referimos, claro, al director de fotografía... Una labor que ha perdido recientemente a uno de sus más ilustres practicantes: Michael Ballhaus.


Michael Ballhaus (1935-2017)


En su Alemania natal, Ballhaus fue el director de fotografía de un gran número de películas de su compatriota Rainer Werner Fassbinder, como Whity, Atención a esa prostituta tan querida, Las amargas lágrimas de Petra von Kant, La ley del más fuerte, Viaje a la felicidad de mamá Kusters, El asado de Satán, La ruleta china, Desesperación o El matrimonio de Maria Braun. También trabajó a las órdenes de otros realizadores alemanes como Ulli Lommel (en Adolf und Marlene) o Volker Schlondorff (en el telefilm Muerte de un viajante).


En El matrimonio de Maria Braun también se dejó ver en un pequeño cameo


Fue en 1985 cuando da el salto al charco y comienza su estrecha colaboración con el cineasta Martin Scorsese, al encargarse de la fotografía de la comedia nocturna Jo, qué noche. Después vendrían El color del dinero, La última tentación de Cristo, Uno de los nuestros, La edad de la inocencia, Gangs of New York e Infiltrados. Fue precisamente su penúltima colaboración con el director italoamericano la que le valió su tercera (y última) nominación al Oscar: antes había sido candidato a obtener la estatuilla por Al filo de la noticia y Los fabulosos Baker Boys, pero nunca lograría hacerse con el galardón.


Su trabajo en Gangs of New York le valió su última nominación al Oscar


También colaboró en repetidas ocasiones con Mike Nichols: concretamente, en Armas de mujer, Postales desde el filo (la adaptación del libro autobiográfico de la malograda Carrie Fisher) y Primary Colors. También repitió con James L. Brooks (en la citada Al filo de la noticia y Aprendiendo a vivir), Frank Oz (en las comedias Un par de seductores y ¿Qué pasa con Bob?), Wolfgang Petersen (en Estallido y Air Force One) y el actor y director Robert Redford (en Quiz Show y La leyenda de Bagger Vance)... lo que demuestra que hemos perdido al que era un profesional respetado por buena parte de la industria de Hollywood.


Will Smith y Matt Damon fueron iluminados por Ballhaus en La leyenda de Bagger Vance


Al margen de todos estos títulos, otras películas destacables de su filmografía son la adaptación de El zoo de cristal dirigida por el actor Paul Newman (al que probablemente conoció en el rodaje de El color del dinero un año antes), Sleepers, Wild Wild West, Niñera a la fuerza o Cuando menos te lo esperas. No obstante, al margen de estos títulos y de su estrecha colaboración con Fassbinder o Scorsese, uno de los trabajos más recordados de ese gran profesional que fue Michael Ballhaus fue la portentosa fotografía de Drácula, la no menos magistral adaptación de la novela de Bram Stoker dirigida por Francis Ford Coppola.


En el Drácula de Coppola realizó uno de sus trabajos más complejos y memorables


Pero si la Academia de Hollywood tampoco se acordó de él en esta ocasión en que colaboró con el responsable de obras maestras como El Padrino, La conversación o Apocalypse Now, sí lo hizo el Festival de Cine de Berlín, su ciudad natal y en la que también ha fallecido, y que le entregó el Oso de Oro de Honor en la edición del año pasado.


Con el Oso de Oro que reconoce toda su carrera cinematográfica


Michael Ballhaus nació en 5 de agosto de 1935 en Berlín (Alemania), y falleció en 12 de abril de 2017 en su ciudad natal; tenía por tanto 81 años. Descanse en paz.

lunes, 17 de abril de 2017

La Comicteca: 100 balas: Hermano Lono




100 balas: Hermano Lono
Guion: Brian Azzarello / Dibujo: Eduardo Risso
Barcelona, ECC, mayo de 2014

ISBN: 978-84-16070-94-7
192 pp. (color) - 17,95 €

Este volumen incluye:
- 100 Bullets: Brother Lono n.ºs 1-8.

Este volumen de 100 balas: Hermano Lono por parte de ECC cuenta, como material extra, con el artículo "Raíces" a cargo de Jorge García (4 págs.), así como la reproducción de las cubiertas originales de la colección (9 págs.).





Texto promocional

Cuatro años después de la masacre que casi terminó con su vida, Lono reaparece en una misión cristiana próxima a la ciudad mexicana de Durango. Asistido por el padre Manny, intenta expiar los pecados de una vida consagrada a la tortura y el asesinato. Pero esa zona de México no es el mejor lugar para redimirse. La metrópoli está dominada por un cártel de narcotraficantes llamado "las Torres Gemelas". Cuando los intereses de la banda colisionan con los de la misión, Lono olvida la salvación de su alma y se dedica a enviar las de sus enemigos al infierno.

El guionista Brian Azzarello y el dibujante Ernesto Risso regresan al universo de 100 balas con una obra demoledora.





La crítica ha dicho

"Hacer un cómic de género negro no es, en rigor, demasiado difícil. Es casi tan simple como hacer uno de superhéroes. Basta con meter en la batidora una serie de clichés (héroes amargados y desesperados, heroínas de curvas peligrosas, traiciones, venganzas, balas, alcohol) y las cosas, con un mínimo de habilidad, salen solas. Lo demás es más que nada ambientación: con sombreros de ala ancha y jerga italianizante estamos el Chicago de los años treinta mientras que sazonándolo todo con pedrería y hip-hop nos transportamos al Los Angeles de los ganstas.
Y es que la comparación con los cómics de superhéroes no es gratuita. Se ha hecho tanto sobre el mismo tema que lo difícil es encontrar algo que añadir. Y que alguien sea capaz de construir algo genuinamente innovador, personal y con gancho sin despreciar uno sólo de esos clichés es un trabajo de genio. La serie 100 Balas del guionista Brian Azzarello y el dibujante Eduardo Riso es, en ese sentido, una auténtica genialidad. Podría llamarlo un soplo de aire fresco en un ambiente cargado, pero no le haría justicia. Es más bien una bofetada que te espabila y te inyecta adrenalina en el cuerpo.
[...] Hay mucho que decir de la capacidad de Azzarello para mantener un argumento que fácilmente podría haberse agotado en pocos números. [...]
En cuánto a la narración, es de lo mejor que se le puede pedir a una narración de intriga. Todas las situaciones son originales, soprendentes, y guardan un giro en la manga. Todas las conversaciones tienen un doble sentido, todos los personajes escupen sentencias lapidarias como martillazos. Las mujeres son atrevidas, peligrosas y descaradamente sexys; los hombres son duros, cínicos, y tienen el corazón roto. Todas las pistolas acaban disparándose y las navajas empapándose de sangre. Y nada de esto es sólo fachada, todo bulle de autenticidad. Cuando hablan los pandilleros la jerga callejera no suena prefabricada; cuando la acción transcurre en París, hasta el francés que se habla es perfecto.
El dibujo de Eduardo Risso, de trazo bastante simple, le da un punto [de] caricatura a los personajes que no está ni mucho menos fuera de lugar. El mundo de 100 Balas es uno de extremos absolutos, en el que pasamos del lujo más decadente a la sordidez barriobajera. Entre medias hay unos escasos espacios para la moderación, para la vida cotidiana. [...]
Se le puede critircar a 100 Balas el ser una serie extremadamente digresiva. Las viñetas se llenan constantemente de historias paralelas que no tienen relación con el argumento principal. Sin embargo esta es, para mi, una de las virtudes de la serie. [...] 100 Balas es un gran historia de muchas pequeñas vidas, que se cifran y se definen en un sólo y brutal instante. Un cómic-mosaico que es, al mismo tiempo, una intriga rematadamente buena."
- Paolo Fava, Papel en blanco

"Me gustó el título. Y la idea. 100 balas para 100 números. Creo que fue eso en concreto lo que despertó mi curiosidad la primera vez que oí hablar de la obra maestra del cómic creada por Brian Azzarello y el argentino Eduardo Risso. Y lo mejor es que, desde entonces, no he parado de hacerlo.
Hasta ese momento mi desconocimiento del cómic no era absoluto. Había leído Maus, había leído (después de ver la película, sí) V de Vendetta y había leído Watchmen. Había leído (todo) Tintín y me encantaba pero aquel primer tomo de 100 balas fue la puerta de entrada para mí para un estilo de cómic mucho más adulto, serio, complejo pero sobre todo fascinante.
¿De qué va? 100 balas [...] es una mezcla entre lo más negro de la novela negra, el thriller policíaco y las cejas levantadas en gesto de sorpresa al más puro estilo Lost. Sigue los sucesos en torno a varios personajes, todos ellos hundidos, arruinados o desesperados de alguna manera que reciben un maletín con 100 balas irrastreables para asesinar a quien se quiera. Pueden vengarse de cualquier asunto turbio del pasado sin que, en esencia, haya ningún tipo de consecuencia (o eso parece).
El resto es una espiral de sucesos, familias enfrentadas y una conspiración que se vuelve más absorbente a cada número que pasa. No diré más, porque es una historia que merece ser leída con calma y paciencia para entender bien el final.
[...] 100 balas me enseñó a entender y apreciar el cómic adulto de maneras que yo ni siquiera había podido prever."
- Carlos Rebato, Gizmodo en español

"Un cómic de argumento sobresaliente con una potente carga expresiva en su dibujo y un argumento repleto de ritmo, intriga y tensiones psicológicas. Un retrato social descarnado; una canción de amor a lo urbano. Un puzzle magnífico y una historia absorbente para una obra que podría definirse en dos palabras: 'diferente' y 'moderna'.
[...]
De lo que no hay duda es de que no puede hablarse aquí de serialización... Azzarello y Risso construyen una única historia que no aparece fragmentada ni compartimentalizada. No hay arcos o números, sino capítulos de una única obra que no tiene nada que ver con magnicidios y organizaciones secretas, sino con esos pequeños dramas cotidianos que nos cuenta [...]. ¿El resto? El resto es simplemente la excusa argumental que permite sumergirse en un océano de sensaciones y emociones poblado por magnéticas mujeres fatales y elegantes antihéroes para un nuevo siglo. Un océano más tumultuoso cuanto más cerca está de esa realidad capaz de transmitir lo que la mejor de las ficciones sólo roza: Verdad."
- José Torralba, Zona Negativa





Comentario acerca de la serie

Si La Cosa del Pantano y Animal Man, en las versiones de Alan Moore y Grant Morrison respectivamente, fueron los principales pilares de Vertigo previos a su constitución en el año 1993; Hellblazer y The Sandman vivieron en directo dicha aparición del sello adulto de DC Comics y su consiguiente transformación en "títulos de Vertigo"; y Fábulas y Lucifer marcaron la tendencia temática predominante junto a las colecciones ya consolidadas; sería 100 balas, junto con Predicador de Garth Ennis y Steve Dillon, la serie que permitió ensanchar los límites genéricos de la línea, hasta entonces centrada en la producción de historias de corte fantástico y/o terrorífico, para tratar otros estilemas más propios de relatos de naturaleza bien diferente.

100 balas es todavía hoy la creación más personal y popular del tándem artístico formado por el guionista norteamericano Brian Azzarello y el dibujante argentino Eduardo Risso; un equipo creativo que ha dado lo mejor de sí cuando han colaborado juntos, tal y como demuestran también en el material reunido en el volumen Batman: "Ciudad rota" y otras historias.

100 balas alcanzó los cien números, publicados durante la friolera de diez años, entre noviembre de 1999 y abril de 2009. La trama de la misma mezcla elementos de género negro puro y duro con el thriller conspiranoico; y no es fácil de resumir, mucho menos si se intenta evitar los molestos spoilers. Podríamos resumirla diciendo que arranca con una premisa indudablemente atractiva: un misterioso sujeto, que se presenta como el agente Graves, facilita a personas sin ninguna relación aparente entre sí un maletín que incluye pruebas irrefutables de que la culpa de sus respectivas desgracias radica en un tercero del que también se facilita información, así como una pistola y cien balas irrastreables. Además, en ocasiones se les proporciona cierta inmunidad legal y todas las facilidades posibles para que, en caso de así desearlo, se tomen la justicia por su mano y sacien su sed de venganza.

Conforme avanza la serie el lector descubrirá que el misterioso Graves es el líder de una organización conocida como los Milicianos (los Minutemen en su versión original), una fuerza parapolicial constituida y luego traicionada por la organización clandestina conocida como El Trust. El agente Graves, a través de la entrega de las armas y su munición correspondiente, busca reactivar a los milicianos y enfrentarse así a las trece familias que conforman el Trust.

La presente edición a cargo de ECC, constituida por diez volúmenes editados en rústica y de formato similar, incluye la colección original en su totalidad; y supone una adquisición muy recomendable para los amantes del género policíaco, así como para los aficionados al cómic que buscan relatos capaces de aunar entretenimiento de calidad con un discurso que no renuncie a plantear cuestiones morales y éticas de gran relevancia.





Comentario acerca de este volumen

El volumen 100 balas: Hermano Lono es un spin off de la serie principal, a cargo de los mismos autores, y su argumento es el que sigue:

Cuatro años después de intervenir en un tiroteo en Miami que le dejó gravemente herido y del que escapó vivo de milagro, el letal Lono reaparece en una misión cristiana ubicada a las afueras de la ciudad de Durango, en la zona norte de México. Intentado expiar los pecados de su pasado, Lono empezará a colaborar con el padre Manny en el cuidado y manutención de los huérfanos que viven allí. Pero cuando estalle un conflicto con el cártel del narcotráfico liderado por dos hermanos míticos, apodados "las Torres Gemelas", Lono tendrá que recuperar las viejas costumbres que había decidido abandonar. Para ello contará con el apoyo, además del padre Manny, de Paulo -uno de los huérfanos que se criaron en el orfanato, y que de adulto se ha convertido en un delincuente que forma parte de una mara- y con la recién llegada hermana June, que guarda algún que otro secreto bajo una apariencia inhabitual en una monja...



Estadísticas