Abandonad toda esperanza

jueves, 3 de septiembre de 2015

Negra y Criminal. Del 04/12/2002 al 03/10/2015


[Nota de prensa]

(1/IX/2015)

Gana el mercado, pierden los lectores

Ahora que la novela negra esta más de moda que nunca, Negra y Criminal cierra.

Cuando las librerías generalistas tenían recluida o ausente la novela negra, en diciembre 2002, apostamos por ella. Así comenzó la única librería que ha habido totalmente especializada en el género, Negra y Criminal.




Ahora, la novela negra está de moda, ahora la novela negra ocupa colecciones editoriales y grandes superficies, librerías y gasolineras, pero muy pocos de los lectores que apostaban por llegar hasta la Barceloneta a dejarse recomendar alguna que otra rareza y llevarse el último Camilleri, nos visitan.

Ya no somos necesarios.

Estos tres últimos años la colaboración de los Cómplices de NyC nos ha sido fundamental para resistir. Les hemos dado las gracias personalmente pero también desde aquí, queremos hacerlo.




Nos vamos contentos. Nos alegramos de haber contribuido a poner el género que queremos, el negrocriminal, donde se merece: en el mejor lugar de cualquier librería. En estos 13 años se han creado festivales en muchas ciudades y pueblos. Nosotros nos alegramos especialmente de nuestra colaboración en el de BCNegra que se ha convertido en uno de los grandes acontecimientos literarios de nuestra ciudad.

Negra y Criminal se creó con dos libreros ilusionados y se cierra con dos libreros que seguirán teniendo proyectos que les ilusionen.




Cerraremos el próximo 3 de octubre. Tienen tiempo de venirse a despedir, incluso los que viven lejos o aquellos que quieran venir a verla, por primera, y última vez. Les esperamos.

Gracias por todo.

Montse y Paco, libreras


* * *


(3/IX/2015)

Ustedes los buenos lectores‏

Como ya saben...

Ustedes los buenos lectores, leen buenos libros, que suelen comprar en librerías. Las librerías recibimos de los distribuidores aquellos libros que los buenos editores han editado. Antes, los buenos autores han dedicado su tiempo, su pasión y su buen hacer a escribirlos. Para que estos últimos reciban un dinero (casi siempre escaso) a cambio de su trabajo, toda la cadena tiene que funcionar.

Nosotros, Negra y Criminal, somos un eslabón de esta cadena hasta el próximo 3 de octubre.




Para que todo funcione como es debido NECESITAMOS que durante este mes nos compren más libros que nunca. Que hagamos una buena caja para que podamos cumplir nuestra parte del trato: vender buenos libros a los lectores y pagar a los distribuidores.

Un libro de novedad, de fondo o de los de "nuestra reserva del sótano" es más que ninguno.

Si nos lo solicitan podemos ponerles un sello especial de despedida, o nuestro sello habitual: Libro adquirido en Negra y Criminal, para que tengan un recuerdo.




Les esperamos.

Montse y Paco

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Un poco de madera y acero: Esculpir el tiempo




Iniciamos las lecturas de cómics del nuevo curso académico con uno de esos títulos cuyo análisis puede ayudar a todo aquel que guste de reflexionar a propósito del medio y también al que, llevándole la contraria a Thierry Groensteen, todavía se empeñe en demostrar que la de la historieta no es una "definición imposible". Nos referimos a Un poco de madera y acero, la obra de Christophe Chabouté que tres años atrás Vents d'Ouest publicaba en Francia y que hace tan solo unos meses nos llegaba traducida al español de la mano de Planeta Cómic.




Hablando de traducciones: este retraso considerable, desde luego, no puede achacarse a lo supuestamente complicado del proceso de traducción... porque Un poco de madera y acero carece de diálogos, y no presenta más textos que los que aparecen integrados en las propias ilustraciones (un titular de un periódico, la leyenda de un libro impresa en la cubierta, etc.); textos que, dicho sea de paso, aparecen cuidadosamente trasladados al castellano en la edición autóctona. Así pues, los tres años que ha tardado en traspasar los Pirineos solo pueden deberse al desinterés o a la miopía de varios de nuestros editores. Pero como suele decirse, nunca es tarde si la dicha es buena, y en este caso la dicha es mucha... Agradezcamos pues que, en este caso en Planeta, todavía quede alguien con dos dedos de frente como para apreciar el interés de una propuesta como la que nos plantea Chabouté aquí.




Por este vuestro blog ya han pasado otras muchas novelas gráficas de esas a las que, posiblemente con muy poco acierto, algunos llaman "mudas": algunos ejemplos a destacar pueden ser Hellville de Thomas Ott, No Comment de Ivan Brun, Space Dog de Hendrik Dorgathen, El hijo de Hitler de Pieter de Poortere o Los ojos del gato de los maestros Jodorowsky y Moebius. Pero es a otro título, por cierto nacional, y cuyos muchos méritos destacábamos en el momento de su disfrute a finales del año pasado, al que nos recuerda en ocasiones la obra que nos ocupa: nos referimos al espléndido Kiosco, aunque el estilo gráfico de Juan Berrio sea muy distinto del acabado del artista galo.




De este autor ya habíamos disfrutado su adaptación al cómic del cuento de Jack London Encender una hoguera -recordemos que es también responsable de otra adaptación literaria, posterior a la obra que nos ocupa: Moby Dick, según la novela de Melville-; y en aquellas páginas, aunque no carecían de texto, ya hallábamos algunos pasajes en los que, a partir de la soledad de su protagonista, el autor francés exploraba las posibilidades de la narración secuencial para representar el movimiento de los cuerpos y el paso simultáneo del tiempo, rasgo este en común con el mencionado título de Berrio.




Por otro lado, más allá del contenido emocional (que lo tiene, y mucho: véanse si no sus últimas y muy emotivas páginas), esta representación de tiempo y movimiento es el objetivo primordial de una obra como Un poco de madera y acero: de ahí que hayamos recurrido al título del fundamental libro del cineasta Andrei Tarkovsky Esculpir el tiempo a la hora de titular esta nota. Para alcanzarlo, el autor de Purgatorio se vale de una plantilla no fija pero sí poco variable (la mayoría de veces, nos encontramos con páginas de tres o cuatro viñetas horizontales) y de una figura inerte, un viejo banco de un parque -fabricado con ese poco de madera y acero del título-, al que convierte en protagonista absoluto de una novela gráfica de más de trescientas páginas en las que los seres humanos deambulan a su alrededor componiendo una "comedia humana" de tipos diferentes, con gran variedad de edad, género, clase social, etc.




Así, la obra arranca con una pareja de niños, chico y chica, de los que el primero graba en el respaldo del banco con una navaja una declaración de amor que nos permite saber que las iniciales de sus respectivos nombres son "T" e "I"; pero un corte fortuito con la hoja de la navaja interrumpe el proceso. Acto seguido, un hombre de mediana edad, con gafas, vestido de negro y con un maletín en la mano cruza ante nuestros ojos: es la primera de las muchas veces que lo veremos, de un lado a otro, y que nos hará sospechar que se dirige a su lugar de trabajo para, una vez terminada la jornada laboral, regresar a su casa.




Una pareja de ancianos que gustan de compartir un pastel, un vagabundo que intenta dormir en el banco y el guardia que se empeña en impedírselo, un empleado público encargado de pintar el banco, un músico callejero y hasta un perro que siempre hace sus necesidades en los bajos de dicho banco son solo otros de de los muchos personajes recurrentes de la obra, en la que Chabouté, insistimos que sin necesidad de recurrir a diálogos ni a otro tipo de explicaciones superfluas, logra transmitir un amplio abanico de emociones a partir de la reconstrucción que de las distintas historias contenidas en sus páginas ha de efectuar el lector conforme avanza en su lectura.




Pero, insistimos también, es en la manera con la que el autor logra expresar el movimiento y, sobre todo, el paso del tiempo -hasta una página en blanco intercalada en un momento determinado tiene una finalidad expresiva- donde Un poco de madera y acero encuentra su principal razón de ser... y el motivo primordial por el que, al final de año, estará sin duda entre los mejores títulos de este 2015 que ahora encara su tramo final.


Título: Un poco de madera y acero
Autor: Chabouté (guion y dibujo)

Editorial: Planeta Cómic
Fecha de edición: marzo de 2015
336 pp. (b/n) - 22 €

martes, 1 de septiembre de 2015

RIP: Wes Craven (1939-2015)


El mes de agosto se ha despedido con una triste noticia para los cinéfilos en general y para los amantes del cine de terror en particular: el pasado domingo, víctima de un cáncer cerebral que no pudo superar, fallecía a la edad de 76 años el realizador Wes Craven, creador de personajes tan icónicos como el asesino Ghostface de la saga Scream o, muy especialmente, el irrepetible Freddy Krueger que protagonizó Pesadilla en Elm Street.


Wes Craven (1939-2015)


Compañero de generación (y de género) de realizadores como George A. Romero, John Carpenter, Joe Dante o John Landis, de entre todos ellos solo este ex profesor de literatura inglesa podía presumir de haber revolucionado el género del terror en tres ocasiones durante otras tantas décadas consecutivas, como bien saben los fanáticos del cine fantástico. Pero un dato menos conocido es que Craven comenzó en el mundo del cine participando sin acreditar a cargo de diversos cometidos en producciones pornográficas, tal y como él mismo ha confesado en alguna ocasión: por ejemplo, en una entrevista del documental Inside Deep Throat, sobre el clásico del cine X dirigido por Gerard Damiano. De esta etapa solo conocemos el film The Fireworks Woman, dirigido por él con el seudónimo de Abe Snake.




Pero, por supuesto, fue en el género del terror donde Wes Craven dejó su impronta, y la primera ocasión de hacerlo le llegó bien pronto: fue con su debut como director en 1972 con La última casa a la izquierda. El film, protagonizado por un memorable David Hess y suerte de perverso remake en clave de exploitation de El manantial de la doncella de Ingmar Bergman, se convirtió gracias a la crudeza de su argumento en un éxito de los programas dobles y los autocines, y con el tiempo ha devenido en clásico de culto que ha influido en un gran número de películas posteriores, incluyendo el digno remake oficial de hace unos años.


Para algunos espectadores, el debut de Craven resulta un film imposible de soportar


Por si fuera poco, también durante la década de los años 70 el realizador firma Las colinas tienen ojos, que aun lejos de ser uno de sus mejores trabajos sí se convierte en uno de los más populares e influyentes de toda su filmografía. Tanto es así que en 1984 el propio Craven filmaría la secuela oficial del film, y en 2006 llegaría el espléndido remake dirigido por Alexandre Aja, para muchos superior al original.


Las colinas tienen ojos convirtió a Michael Berryman en un icono del género


En ese mismo año 1984, e inspirándose en algunos casos reales extraídos de la prensa diaria -que siempre fue una fuente inagotable de ideas para él-, Craven dirige Pesadilla en Elm Street, su mejor película con diferencia y primera aparición en la pantalla de su creación más memorable: Freddy Krueger, psicópata asesino de niños en vida y maestro de las pesadillas tras su muerte a manos de los padres de sus anteriores víctimas. Encarnado por Robert Englund, el personaje protagonizaría seis partes más de la saga, la última de ellas una reflexión metanarrativa dirigida por el propio Craven... que se dejaba ver interpretándose a sí mismo tal y como haría igualmente en Jay y Bob el Silencioso contraatacan y en un episodio de Castle. El personaje de Freddy Krueger también aparecería en la cinta Freddy contra Jason (que lo enfrentaba al protagonista de otra exitosa franquicia, Viernes 13), en la serie televisiva Las pesadillas de Freddy... y en una nueva versión en 2010, ya sin Englund tras el maquillaje del personaje.


Freddy Krueger es, sin duda, el personaje más popular de los creados por Craven


Finalmente, en 1996, el cineasta dirige Scream (Vigila quién llama), film con el que su guionista Kevin Williamson y el propio Craven reflexionaban acerca de las slasher movies y ofrecían uno de los mejores divertimentos de los últimos tiempos a costa del propio género. Scream ha quedado como el último capítulo del legado de su autor, ya que la cuarta y última entrega de la saga, estrenada en 2011 y dirigida como el resto por el propio Craven, ha quedado como su último largometraje; mientras que Scream: The Series, cuya primera temporada MTV sigue emitiendo en estos días, figura como su último crédito en el rol de productor ejecutivo.


En el rodaje de la primera Scream con los actores Neve Campbell y Skeet Ulrich


Pero no fueron estas las únicas aportaciones de Craven al cine de terror: al margen de los filmes que produjo -como la divertida Feast (Atrapados), la secuela del film de Aja El retorno de los malditos, o la nefasta Aullidos, nada que ver con el film homónimo de Joe Dante-, y centrándonos solo en los filmes dirigidos por él, en su filmografía hallamos desde títulos a reivindicar como Bendición mortal (protagonizada por el veterano Ernest Borgnine y una joven Sharon Stone), La serpiente y el arcoiris o El sótano del miedo a mediocridades como La Cosa del Pantano (pobre adaptación del cómic de DC), Amiga mortal, Shocker (100.000 voltios de terror) y las más recientes La maldición y Almas condenadas. Todas ellas, mejores y peores, son filmes de terror.


Con Wendy Robie y Everett McGill en el set de El sótano del miedo


Incluso cuando dirigió telefilmes como Las dos caras de Julia, Invitación al infierno, Hibernado vivo o Visiones nocturnas, o series como Nightmare Cafe (El Café de las Pesadillas) -de nuevo con Robert Englund-, el nombre de Wes Craven siempre estuvo unido irremediablemente al cine fantástico y de terror. De hecho, con la excepción de Música del corazón -un drama protagonizado por Meryl Streep que no tuvo el éxito deseado-, el director nunca se apartó del terror del todo: incluso Un vampiro suelto en Brooklyn (comedia para el lucimiento de Eddie Murphy) o Vuelo nocturno (un thriller ambientado en el interior de un avión con Cillian Murphy y Rachel McAdams), tienen elementos propios del género al que el malogrado director ha legado algunos de los títulos más importantes de los últimos tiempos.


En Nightmare Cafe volvió a trabajar con su amigo Robert Englund, esta vez para TV


Wesley Earl Craven, llamado Wes Craven, nació en 2 de agosto de 1939 en Cleveland, Ohio, y falleció en 30 de agosto de 2015 en Los Angeles, California. Tenía por tanto 76 años. Descanse en paz.

lunes, 31 de agosto de 2015

Comic Top 5: Agosto 2015


Termina el último mes del verano, y antes de que empiece el curso académico es momento de repasar nuestras lecturas favoritas de los últimos treinta y un días. Sin más dilación, el que sigue es nuestro Comic Top 5 del mes de agosto, como siempre en orden alfabético:



1.- Batman: Harley y Hiedra
Paul Dini & Bruce Timm et alii (ECC)



2.- El atentado
Loïc Dauvillier & Glen Chapron, según la novela de Y. Khadra (Alianza)



3.- Mil tormentas
Tony Sandoval (Dibbuks)



4.- Titanic
Attilio Micheluzzi (Norma)



5.- Una primavera en Chernóbil
Emmanuel Lepage (Spaceman Books)

domingo, 30 de agosto de 2015

El trailer del domingo: The Witch


Fue una de las sensaciones del pasado Festival de Cine de Sundance, el apadrinado por el actor y director Robert Redford, y le valió a su realizador el galardón al mejor director del certamen: The Witch es el debut en el campo del largometraje de Robert Eggers, que hasta la fecha solo había dirigido un par de cortos basados en el cuento popular Hansel y Gretel y en el relato de Edgar Allan Poe El corazón delator, y que aquí insiste en el género del terror con un argumento sobre brujería ambientado en la época de los primeros colonos de Nueva Inglaterra.




Para ello, Eggers ha contado con un reparto sin actores demasiado conocidos encabezado por la joven Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson (Guardianes de la Galaxia) y Kate Dickie (Prometheus). Por lo demás, señalar que después de pasar por varios festivales cosechando críticas espléndidas, la película no llegará a los cines de Estados Unidos hasta una fecha indeterminada del año próximo. Por lo tanto, toca esperar todavía; de momento, podéis ver el tráiler aquí.

sábado, 29 de agosto de 2015

Las recomendaciones del sábado



Cómic:
CARROÑERO
Ricardo Vilbor & Vicente Montalbá

(La Cúpula, 2015)

El ejército del capitán Merkel recluta a la fuerza a todo varón que se cruza en su camino; su último fichaje es Khanis Fhou, que antaño fue un héroe apodado "El Mastín" y al que todos daban por muerto... Los valencianos Ricardo Vilbor y Vicente Montalbá se unen para ofrecernos este relato de ambientación medieval con toques de fantasía heroica que puede recordar tanto al Conan de Robert E. Howard adaptado por Marvel como a su parodia Groo de Sergio Aragonés, y que además de con una trama repleta de peripecias y un dibujo que remite al comic underground cuenta con una ironía desmitificadora muy de agradecer. Por otro lado, el lector atento descubrirá el parecido físico que guardan algunos personajes con figuras del ámbito político actual. Una obra a tener en cuenta.



Libro:
SAGAS CORTAS ISLANDESAS
AA.VV.

(Alianza, 2015)

"Se cuenta que un verano llegó a Noruega desde Islandia Brand hijo de Vérmund de Vatnsfiord. Lo llamaban Brand el Generoso"... Así comienza la primera de las casi sesenta sagas breves que el especialista Luis Lerate de Castro recoge, traduce y prologa en el presente volumen; consideradas como uno de los hitos de las letras escandinavas de todos los tiempos, se trata de narraciones ambientadas entre los siglos IX y XI tras la colonización de Islandia, y están protagonizadas por nobles y proscritos por igual. Imprescindible para los especialistas en literatura medieval, es una herramienta perfecta para profundizar en una cultura que la mayoría de los mortales solo conocemos de manera superficial a través del cine y la televisión.


(De: El Periódico de Villena, 28-VIII-2015).

viernes, 28 de agosto de 2015

Zombieworld Redux


Ya habíamos dedicado alguna que otra columna de prensa al fenómeno zombi -como esta-, pero tal y como demuestran el esperado estreno televisivo de Fear the Walking Dead, el éxito continuado del cómic original de Robert Kirkman, la llegada de la interesante Extinction a los cines o la publicación de la novela Sangre fría de Claudio Cerdán (Un mundo peor), parece ser que este subgénero está muy lejos de ser una una moda pasajera más.

De todo ello hablamos en la columna de Abandonad toda esperanza de hoy:



La familia protagonista de Fear the Walking Dead


Estadísticas