Abandonad toda esperanza

jueves, 27 de noviembre de 2014

Historia de un crowfunding sin desperdicio (o "A propósito de Torpedo")


Javier Mesón, responsable del blog Tocatta y fuga y por tanto toda una autoridad a propósito del inmortal Torpedo de Enrique S. Abulí y Jordi Bernet, propone financiar mediante crowfunding la publicación de su libro sobre este clásico de la historieta patria: Historia de un gángster sin alma: Torpedo 1936.




Desde este vuestro blog nos hacemos eco del proyecto porque, como ya sabrán nuestros visitantes más veteranos, consideramos a Luca Torelli como uno de los grandes personajes que ha dado la historia del noveno arte en nuestro país. Tanto es así que, además de haberle dedicado una crítica en la extinta revista digital La Gangsterera cuando la también desaparecida Glénat publicó la colección completa en cinco volúmenes o de haber centrado buena parte del ensayo "El reposo absoluto es cosa de muertos. Una panorámica del cómic negro español" (junto con otro clásico de las viñetas negras de autoría hispana: Alack Sinner de Sampayo y Muñoz), la cita que aparece como máxima de este vuestro blog (ver columna de la derecha, hacia el final) pertenece a este matón de gatillo fácil.




Como decíamos, la edición de Historia de un gángster sin alma -que prácticamente coincide en el tiempo con la edición integral de la obra por parte de Panini, en la que ha colaborado el propio Mesón- se financiará mediante un crowfunding gestionado por la plataforma Verkami. Si estáis interesados en que este proyecto llegue a buen puerto, podéis contribuir al mismo aquí (donde encontraréis también toda la información a propósito de esta obra). Pero ojo: no os despistéis, que solo quedan 37 días en el momento de publicar estas líneas...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Kiosco: Espacio (abierto) y tiempo (nublado)




La nueva obra de Juan Berrio, Kiosco, que acaba de publicar Dibbuks, es uno de esos (pocos) títulos que, cada año, nos obligan por su propia naturaleza a poner en tela de juicio las definiciones que están detrás de etiquetas como cómic, historieta, novela gráfica o, si me apuran, otras nomenclaturas como narrativa secuencial, narración gráfica o incluso álbum ilustrado. Y esto se debe, más allá de sus características intrínsecas, a que se trata de obras de profundo calado que merecen la atención de los lectores y especialistas; si no fuera así, pronto serían relegadas (en el mejor de los casos) a las estanterías del fondo de las librerías ante una nueva avalancha de novedades para, en muchas ocasiones, terminar siendo presas del olvido.




Dejando a un lado consideraciones que trataremos en breve, y pertenezca al ámbito artístico que pertenezca, a nadie se le escapa que el presente libro cuenta algo. ¿Y qué es lo que cuenta Kiosco? Pues lo que podría ser un día cualquiera en la vida de su protagonista, un joven del que desconocemos su nombre (y aparentemente otras muchas cosas), desde el momento en el que se levanta por la mañana temprano hasta que se acuesta por la noche. Pero una vez damos por concluida su lectura, y a poco que se fije un poco, el lector se percatará de que sabe algo más de lo que creía, y de que estos datos acercan un relato aparentemente costumbrista al territorio de lo fantástico: para empezar, el día en el que transcurre la acción no es un día cualquiera, sino el 30 de febrero de 2015... jornada inexistente no solo por futura, sino porque como todo el mundo sabe el mes de febrero solo tiene 28 días, a lo sumo 29 en los años bisiestos. Es en este día inexistente en el que el personaje principal de la historia se despierta cuando suena el despertador (a una hora bastante inusual, por cierto, por no ser en punto: la esfera del despertador revela que suena unos minutos después de las seis), y tras desayunar, cocinar unos cruasanes y pintar un cuadro (sic), que muestra una pequeña taza con su correspondiente plazo, se dirige en bicicleta al kiosco que regenta, a modo de pequeña cafetería, y que está situado en un transitado parque de una ciudad indeterminada.




Cuando se acerca el fin de una jornada laboral amenazada por la lluvia y el tedio generalizado ante el desinterés de la potencial clientela, una chica se convierte en la única cliente del día en el momento en que decide descansar del paseo diario de su perro; allí, el diligente camarero acaba acompañándola, en una merienda frugal primero y en el camino hacia su casa después. Posteriormente, el joven regresa a su casa y se acuesta, no sin antes pintar un nuevo cuadro, que esta vez representa unas gotas de lluvia; es entonces cuando, tumbado en la cama, decide escribir (o mejor dicho, dibujar) en su diario lo que le ha ocurrido a lo largo del día... y que no es otra cosa que el propio relato gráfico que integra la obra que acabamos de leer, y que se erige así en una (meta)reflexión acerca del acto de narrar mediante imágenes, además de un estudio a propósito del arte de plasmar el espacio y el tiempo mediante ilustraciones.




Este final, que confiere a Kiosco su peculiar estructura circular, es uno de los principales alicientes, aunque no el único, que hacen del presente título una obra repleta de magia y capacidad de seducción. Otro es, por supuesto, la absoluta carencia de texto, entendido este término en su acepción de texto verbal (porque las imágenes también son textos, pero esa es una problemática que no trataremos ahora aquí porque excede de lejos las dimensiones de la presente nota). En efecto, Kiosco carece de diálogos (verbales, insisto) y de cualquier otro texto explicativo a modo de muleta a la que agarrarse; por el contrario, Berrio opta por contar su historia recurriendo solamente a las imágenes, e incluyendo algunas que utiliza a modo de iconos en los muy puntuales diálogos que incluye la obra.




Pero los atractivos de Kiosco no terminan aquí: el autor integra determinadas grafías en las ilustraciones a modo de iconos visuales, convirtiendo dos letras G mayúscula en los ojos del protagonista al despertarse, o la boca abierta de este en un gran bostezo se transmuta en la primera O mayúscula de la onomatopeya correspondiente. Acto seguido, multiplica las figuras en un mismo espacio, dotando al relato de gran dinamismo: véase, a modo de ejemplo, la ilustración a doble página en la que el protagonista aparece representado hasta seis veces en un único espacio, su hogar, mostrándonos las primeras actividades cotidianas que realiza al levantarse: ir al baño, lavarse las manos, preparar el desayuno, atarse los cordones de los zapatos, etcétera.




Como podrá intuir el lector, Kiosco es una obra que de principio a fin dinamita varias de las convenciones prestablecidas en el medio y, por consiguiente, promueve el debate teórico: ¿es necesario que una obra tenga viñetas para ser considerada como un cómic? Al parecer, sí, si seguimos considerando a la viñeta como la unidad mínima de la historieta como lenguaje artístico. Dicho esto, ¿tiene viñetas Kiosco? En un sentido convencional no, pues carece de recuadros separados por calles, pero, ¿acaso no serían viñetas todas sus páginas, aparentemente más cercanas al formato del humor gráfico (que Berrio ya exploró, por ejemplo, en La tirita), si las encuadrásemos y colocásemos una tras otra conservando el mismo orden que presentan en el relato?




En resumidas cuentas: estamos sin lugar a dudas ante uno de los mejores cómics (sí, cómics) nacionales del presente año, y no solo por estas reflexiones teóricas al hilo de la narrativa secuencial que genera, sino porque no es precisamente escasa su capacidad para transmitir sensaciones y emociones con muy pocos recursos formales. Por lo demás, no me atrevo a decir que me parece la mejor obra de Juan Berrio -ahí está ese hito de la historieta española reciente que fue Miércoles para ponerlo en duda, al menos por el momento y hasta ver qué tal trata a Kiosco el paso del tiempo y las sucesivas relecturas-, pero sí la propuesta más rotundamente arriesgada y valiente del autor vallisoletano, por la gran complejidad que subyace tras su emotiva, encantadora y fascinante, pero solo aparente, sencillez.


Título: Kiosco
Autor: Juan Berrio (guion y dibujo)
Editorial: Dibbuks
Fecha de edición: noviembre de 2014
144 pp. (color) - 18 €

martes, 25 de noviembre de 2014

Machismo y violencia de género en el cine


No debe de ser casualidad que precisamente hoy, Día Mundial conta la Violencia de Género, Televisión Española decida emitir a las 22.00 horas en el programa Versión española de La 2 el documental Con la pata quebrada, en el que su realizador Diego Galán -quien fuera director del Festival de Cine de San Sebastián durante muchos años- sigue la evolución de la imagen de la mujer en el cine español a través de fragmentos de 180 películas (tanto de ficción como documentales). Es de suponer que la emisión de la película, producida el año pasado por Enrique Cerezo y Agustín Almodóvar y vista en Cannes, contará con una presentación y un coloquio posterior que podrían ser de gran interés.




Aprovechamos la coyuntura para haceros saber que el próximo viernes se celebrará en la Universidad de Alicante la jornada "Imágenes de la mujer a través del cine. Representaciones de la violencia de género", que contará con un monólogo a cargo de la actriz Carme Elias y dos ponencias impartidas por Trinidad Núñez e Israel Gil. En las imágenes que siguen, toda la información al respecto...





Post Scriptum

La reconocida actriz Carme Elías, galardonada con el premio Goya a la mejor interpretación femenina en 2008, ofrecerá un intenso y cómico monólogo titulado Al galop, el día 28 de noviembre, a las 20 horas en el Colegio Mayor de la Universidad de Alicante. Las entradas, a la venta en Instant Ticket, en la Librería Compás y en las taquillas de la sala antes de la representación al precio de 10 euros.

Previamente, el espectáculo pasará por el Auditori de la Mediterrània de La Nucia, donde la artista representará la obra el 27 de noviembre a las 20.30 horas, con entrada gratuita mediante invitación a recoger desde una semana antes en las taquillas del auditorio. 




Al galop es una obra de teatro producida por la compañía Teatre Akadèmia y está basada en la vida de Diana Vreeland, editora de las publicaciones Harper's, Bazaar y Vogue. El texto, en formato de monólogo, es el retrato de Vreeland en un punto de inflexión de su vida, cuando vuelve a Nueva York tras cuatro meses de viaje por Europa.

Esta representación está enmarcada dentro de las actividades programadas en la jornada del Grupo de Estudios Transversales, que se desarrollará durante la tarde del día 28 de noviembre con el título "Imágenes de la mujer a través del cine. Representaciones de la violencia de género" en el salón de grados de la Facultad de Filosofía y Letras III.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Los lunes... Batman: "Amor loco" y otras historias




Batman siempre ha sido uno de los superhéroes más populares de todos los tiempos, quizá el que más con la salvedad de su compañero de fatigas en el Universo DC: Superman, el Hombre de Acero. Pero qué duda cabe que en los últimos años su popularidad se ha visto acrecentada todavía más gracias al cine (desde las películas de Tim Burton y Joel Schumacher hasta la más reciente trilogía, merecidamente aplaudida, de Christopher Nolan) y, por qué no decirlo, a algunos autores que han dado lo mejor de sí dentro del medio que vio nacer al personaje a finales de la década de los 30: el cómic. Esto explica el gran número de títulos protagonizados por el personaje que llegan cada mes a las librerías especializadas, en estos tiempos y en nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Por eso vamos a dedicarle una sección semanal en exclusiva que durará mientras haya nuevos títulos que comentar; y por lo que se ve, parece que va para rato... para alegría de la legión de seguidores del Hombre Murciélago.




Ya anunciamos en su día, al comentar los cuatro volúmenes de Batman: Detective -que recoge la etapa de Detective Comics que contó con Paul Dini como guionista titular-, que en breve íbamos a dar buena cuenta del volumen Grandes Autores de Batman: Paul Dini y Bruce Timm - "Amor loco" y otras historias", perteneciente a la misma línea que ya nos ha permitido disfrutar de los correspondientes tomos dedicados a la etapa de Mike W. Barr y Alan Davis, la de Doug Moench y Kelley Jones, Ciudad rota y otros relatos de Brian Azzarello y Eduardo Risso o La broma asesina de Alan Moore y Brian Bolland, por no hablar de los ciclos dedicados a Frank Miller o la pareja Jeph Loeb / Tim Sale. Y puesto que lo prometido es deuda, retomamos nuestra sección dedicada al Hombre Murciélago -tras un descanso de dos semanas dedicadas a otros menesteres, como comentar el volumen The Sandman: Infinito y dos relatos alternativos de la JLA- con el presente texto acerca de dicho volumen, que tiene como su mismo título indica la historia "Amor loco" como buque insignia de la propuesta.




El primer encuentro del guionista Paul Dini y el dibujante Bruce Timm se produjo en el marco de la televisión: ambos fueron los principales artífices de la exitosa Batman: The Animated Series, que obtuvo un premio Emmy y los parabienes no ya de la crítica, sino de los fanáticos de los cómics originales... esto último algo verdaderamente difícil de lograr, y si no que se lo pregunten a los realizadores que han llevado las aventuras del personaje de Bob Kane al cine, de Tim Burton a Christopher Nolan pasando por el inefable Joel Schumacher.




Dado el éxito de la serie de animación y la química que se produjo entre Dini y Timm, el salto de la pareja al universo del cómic en el que empezó todo no se iba a hacer de rogar demasiado. Así, en 1994 ambos se descolgaron con un one shot titulado The Batman Adventures: Mad Love, escrito por el primero y dibujado por el segundo a partir de un argumento inicial urdido por ambos al alimón. En esta historia de 64 páginas, los autores enfrentaban por enésima vez a Batman y al Joker... pero introducían en la ecuación al personaje de Harley Quinn, la novia del Payaso del Crimen, a la que aquí le otorgaban una suerte de secret origin: la identidad civil de esta criminal de nuevo cuño era Harley Quinzel, psiquiatra del centro psiquiátrico Arkham que tras tratar al Joker... se enamoraba perdidamente de él.




Muy pocas veces en la historia reciente del Caballero Oscuro hemos sido testigos de una comunión tan perfecta como la que se establece aquí entre Dini y Timm: el guionista de la saga La resurrección de Ra's al Ghul le daba una vuelta de tuerca al personaje de Harley Quinn convirtiéndola en una doctora especialista en los entresijos de la mente que, a partir de su contacto con el Joker, se convertía en una demente criminal tan peligrosa como su nuevo compañero de fechorías. Y para plasmarlo en viñetas, se recurría a un autor como Timm, de estilo visual cercano al cartoon y, por tanto, muy alejado de la línea imperante en las aventuras superheroicas, policiacas y oscuras del Hombre Murciélago.




Es precisamente estre contrapunto entre el aspecto visual del cómic, supuestamente inocente y naif, y los elementos más perversos del relato, lo que confiere a "Amor loco" su categoría de gran tebeo, que no en vano obtuvo los premios Eisner y Harvey a la mejor historia unitaria en su momento. Y resulta curioso que precisamente los autores que dieron nombre a estos galardones, los más importantes de la industria del cómic estadounidense, sean dos de las influencias más obvias del trabajo de Timm a la hora de diseñar las páginas y planificar la narración secuencial. De hecho, el propio artista cita a Harvey Kurtzman como uno de sus maestros a imitar, si bien no es peregrino añadir también a Will Eisner y su trabajo en The Spirit como una más que posible fuente de inspiración.




A continuación, el presente volumen recoge el primer Annual de The Batman Adventures: una historia de autoría colectiva en la que la historia central ("Por el buen camino"), está dibujada por el propio Timm, mientras que las tres breves historias independientes incluidas en ella y dedicadas a diferentes villanos del Universo de Batman cuentan con otros artistas invitados. Así, "Espectáculo de marionetas", dedicada al Ventrílocuo y Scarface, cuenta con dibujos de Mike Parobeck y Matt Wagner; "24 horas", protagonizada por la misma Harley Quinn, está dibujada por el veterano Don DeCarlo con entintado del propio Timm; y "La sala de estudios" cuenta con los lápices y la tinta del gran Klaus Janson -el autor que mejor ha entintado a Frank Miller, por cierto- y el protagonismo del Espantapájaros. A la vuelta de esta historia escrita por Dini en su totalidad, regresa Timm introduciendo a Catwoman y recuperando a un personaje por el que ambos autores sienten especial cariño: Roxy Rocket, la Chica Cohete.




Por su parte, "Risa después de medianoche" es una historia de Paul Dini que cuenta con el Joker como protagonista principal y con un dibujante de excepción: John Byrne. No obstante, quien redefiniera a personajes clásicos del cómic superheroico como Superman o Los 4 Fantásticos se acerca aquí al estilo cartoon imperante en el volumen, gracias al entintado de Rick Burchett y el coloreado del propio Bruce Timm. A continuación, este último es el encargado de dibujar "Crucero a la pesadilla" y "El alegre San Nicolás"; dos historias en las que los respectivos villanos son Hiedra Venenosa y Clayface... si bien el Batman de la primera es sustituido en la segunda por Batgirl y la pareja de policías formada por René Montoya y Harvey Bullock.




A continuación, el segundo Annual de The Batman Adventures presenta la historia "Demonios", escrita por Paul Dini y dibujada por Glen Murakami a partir de un argumento escrito por ambos, si bien el entintado corre a cargo de Bruce Timm: en esta historia, Batman deberá enfrentarse a Ra's al Ghul, pero para ello contará con la inestimable colaboración de un aliado de excepción: Jason Blood... y su álter ego demoníaco, Etrigan. Para ello, Murakami y Timm honran la memoria del mítico creador del personaje, Jack Kirby, dedicándole expresamente la obra e imitando su estilo en el diseño de algunos personajes y la composición de las viñetas.




Como colofón, breve pero destacable, el volumen incluye la breve historia "Tal para cual", escrita y dibujada por Bruce Timm: son apenas ocho páginas, pero suficientes para que el autor aporte una curiosa historia protagonizada por Harvey Dent, alias Dos Caras, y su tumultuosa vida sentimental. Esta historia, junto con un prólogo escrito por Dini y un par de textos redactados por Timm, terminan por conformar un volumen de adquisición y lectura obligatoria para todo seguidor del Hombre Murciélago que se precie.


Título: Grandes Autores de Batman: Paul Dini y Bruce Timm - "Amor loco" y otras historias
Autores:
Paul Dini & Bruce Timm (guion) / Bruce Timm et alii (dibujo)

Editorial: ECC
Fecha de edición: noviembre de 2014
208 pp. (color) - 20,50 €

domingo, 23 de noviembre de 2014

RIP: Mike Nichols (1931-2014)


El pasado miércoles nos dejaba uno de los directores más populares del Hollywood de las últimas décadas; un realizador que además podía presumir de ser una de las únicas doce personas que han sido galardonadas con los cuatro premios más prestigiosos del mundo del espectáculo (Oscar, Emmy, Grammy y Tony). Nos referimos a Mike Nichols, que fallecía a la edad de 83 años de un ataque al corazón.


Mike Nichols (1931-2014)


Nichols debutó en el cine en 1966 por la puerta grande: adaptando la obra teatral de Edward Albee ¿Quién teme a Virginia Woolf? con un casting encabezado por la pareja formada por Richard Burton y Elizabeth Taylor. Su camino hacia la gloria no había hecho más que comenzar, pues apenas un año después lograba con El graduado una de sus películas más emblemáticas; un proyecto que se saldó con un gran éxito de crítica y de público, siete nominaciones a los Oscar, incluyendo las de mejor película y mejores interpretaciones para sus tres protagonistas -siete candidaturas de las que solo fructificaría una: precisamente para Nichols como mejor director del año-, y el estatus actual de ser una de las películas más míticas del cine norteamericano del último medio siglo.


Katharine Ross y Dustin Hoffman, pareja en El graduado


La década de los 70 arrancó con otros dos trabajos relevantes por parte de Nichols: la sátira antibélica Trampa 22, según el libro homónimo de Joseph Heller y protagonizada por un espectacular reparto; y la coyuntural Conocimiento carnal, que protagonizaron un cuarteto de excepción: Jack Nicholson, Candice Bergen, Ann-Margret y Art Garfunkel. Este último, que junto con su compañero Paul Simon aportó las emblemáticas canciones de El graduado, se convirtió de la mano de Nichols en uno de sus actores recurrentes, pues también intervino en la citada Trampa 22.


Jack Nicholson colaboró por vez primera con Nichols en Conocimiento carnal


Tras El día del delfín y Dos pillos y una herencia, esta última protagonizada por la pareja formada por Warren Beatty y Jack Nicholson (ambos amigos en la vida real y colaboradores habituales en el cine), la filmografía de Nichols durante los años 80 está integrada por Silkwood, Se acabó el pastel, Desventuras de una recluta inocente y Armas de mujer. En las dos primeras contó con Meryl Streep, respectivamente en compañía de Kurt Russell y Jack Nicholson (este último otro actor fetiche del realizador). En cuanto a Armas de mujer, fue uno de los grandes éxitos de finales de aquella década, con varias nominaciones a los Oscar y un trío protagonista de relumbrón: Melanie Griffith, Harrison Ford y Sigourney Weaver.


Griffith, Ford y Weaver: el inolvidable trío protagonista de Armas de mujer


Nichols repetiría precisamente con Ford, como hizo con otros actores a lo largo de su carrera y tras hacer lo propio con Meryl Streep en Postales desde el filo, en A propósito de Henry. A este film le siguieron la decepcionante Lobo (de nuevo con Nicholson, esta vez acompañado por Michelle Pfeiffer), la inofensiva Una jaula de grillos (con el malogrado Robin Williams) y la mucho más interesante Primary Colors, comedia de contenido político en la que John Travolta y Emma Thompson interpretaban a unos sosias de Bill y Hillary Clinton, por aquel entonces presidente y primera dama de los Estados Unidos.


John Travolta encarnó a un trasunto del presidente Clinton en Primary Colors


Tras la comedia ¿De qué planeta vienes?, que pasó mucho más desapercibida de lo habitual tratándose de un realizador tan exitoso como Nichols, este ofreció a lo largo de la primera década del siglo XXI dos de sus mejores trabajos: Closer y La guerra de Charlie Wilson. El primero es un film sobre las relaciones sentimentales en la sociedad contemporánea actual, que contó con cuatro actores tan populares como Julia Roberts, Jude Law, Natalie Portman y Clive Owen (estos dos últimos nominados al Oscar por su labor). Por su parte, La guerra de Charlie Wilson es un film de temática política protagonizado por Tom Hanks y el recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman que, a la postre, se ha acabado convirtiendo en la última película de su autor.


Los oscarizados Hanks y Hoffman, juntos en la última película dirigida por Nichols


Michael Igor Peschkowsky, llamado Mike Nichols, nació en 6 de noviembre de 1931 en Berlín (Alemania), y falleció en 19 de noviembre de 2014. Tenía por tanto 83 años. Descanse en paz.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Las recomendaciones del sábado



Cómic: 
ESTACIÓN 16
Hermann & Yves H.
(ECC, 2014)

En la Rusia de finales del siglo XX, en una estación situada al norte del Círculo Polar Ártico, una patrulla fronteriza recibe una señal de socorro proveniente de otra estación abandonada; un escuadrón acude a la llamada, y lo que sus integrantes descubren allí pondrá en peligro su cordura... Hermann, figura imprescindible del cómic europeo y autor de clásicos contemporáneos como Comanche o el popular Jeremiah, nos ofrece ahora -con la complicidad habitual de su hijo Yves- un relato de suspense que mezcla elementos de géneros como el bélico y el fantástico para, de paso, reflexionar acerca de los peligros de la energía nuclear. Una obra de aroma clásico de lectura más que recomendable.



Libro:
EN BUSCA DE BOLÍVAR
William Ospina
(Debate, 2014)

Fue una de las figuras más destacadas de la emancipación del continente americano frente al Imperio español, fundó la Gran Colombia y contribuyó de manera decisiva a la independencia de lo que hoy son Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela... Se recupera ahora para el mercado español esta semblanza del venezolano Simón Bolívar por parte del escritor colombiano autor de la llamada "Trilogía de la Conquista" (integrada por las novelas Ursúa, El País de la Canela y La serpiente sin ojos); un ensayo de sumo interés para los aficionados a la Historia.


(De: El Periódico de Villena, 21-XI-2014).

viernes, 21 de noviembre de 2014

Libros con dibujos


No es la primera vez que hablamos de obras literarias en ediciones ilustradas. Y desde luego, tampoco es la primera vez que hablamos del Drácula de Bram Stoker (que ya comentamos con motivo de la edición ilustrada por Jae Lee o la anotada por Leslie S. Klinger); pero hoy le toca el turno a la reciente edición con ilustraciones de Fernando Vicente.

De este nuevo Drácula, y también de El libro de la jungla de Kipling y Bartleby el escribiente de Melville (ambas con dibujos de Józef Wilkon y Stéphane Poulin, respectivamente), hablamos en la columna de Abandonad toda esperanza de hoy:




 El conde transilvano, visto por Fernando Vicente

Estadísticas