Abandonad toda esperanza

domingo, 27 de mayo de 2007

Zodiac: Todos los hombres del Zodíaco

Con esta Zodiac se ha pretendido hacer la Gran Película Americana, dentro de un género que los norteamericanos conocen como nadie: el thriller de suspense. Lo más fascinante del caso, cuando lo normal es que las pretensiones estén muy por encima de los resultados, es que David Fincher lo ha conseguido.



Sin concesiones a la galería, sin reduccionismos ni vasallaje a las convenciones del género, el autor de obras maestras de la talla de Seven y El Club de la Lucha ha hecho un documental imposible, siguiendo los pasos de los periodistas y los policías que investigaron el caso del Asesino del Zodíaco, que mantuvo en vilo a la ciudad de San Francisco durante muchos años, a partir de 1969, y que nunca fue resuelto.



Fincher consigue mantener en vilo al espectador durante más de dos horas y media apasionantes, que recuerdan al cine meticuloso y analista de Sidney Lumet o, sobre todo, Alan J. Pakula (Todos los hombres del Presidente es una de las películas favoritas de Fincher), y que concluyen en un final abierto, fiel a la realidad en la que se basa. Si el espectador está informado del caso y sabe del fracaso de la investigación, la película funciona aún mejor: la historia de la obsesión del policía Dave Toschi y, sobre todo, el periodista dibujante Robert Graysmith (en cuyo libro se basa el film) es la historia de una frustración, de unas vidas corrompidas por un enigma sin resolver. Como reza la frase promocional del film, "hay más de una forma de entregar tu vida a un asesino".



De Zodiac hay que destacar, en primera instancia, a sus actores: un reparto compacto y ajustado, donde sobresalen Jake Gyllenhaal como Graysmith y un Robert Downey Jr. en estado de gracia en el papel del alcohólico y autodestructivo periodista de investigación Paul Avery, sin olvidar a Mark Ruffalo en la piel de Toschi. El plantel de secundarios tampoco tiene desperdicio: Anthony Edwards, Brian Cox, Elias Koteas, Dermot Mulroney, Donal Logue, Philip Baker Hall (como el experto grafólogo que analizaba las misivas encriptadas del Zodíaco), Chloë Sevigny o un espléndido John Carroll Lynch en la piel de Arthur Lee Allen, el principal sospechoso, están todos espléndidos. El film, apropiadamente, muestra a algunos actores (pienso en Koteas, Logue y, sobre todo, Mulroney) convenientemente envejecidos, como no se habían visto antes en un largometraje de Hollywood, subrayando así el tono crepuscular de la historia del Zodíaco.



Pero no cabe duda que Fincher es el rey de la función: lejos del (apropiadísimo) efectismo de sus anteriores trabajos, el cineasta que debutara con Alien 3 filma su último trabajo como los clásicos de Hollywood, de forma austera, dosificando recursos como la cámara lenta, los travellings o los planos cenitales. Gracias a su uso comedido dichos recursos consiguen su propósito, frente al cine que hoy se estila, que más que uso hace abuso de ellos.



Se ha dicho de Zodiac que es un thriller épico. Nada más lejos de la realidad: el film de Fincher es, sí, uno de los más grandes thrillers del siglo XXI, pero uno de los rasgos que lo convierten en memorable es precisamente su antiépica, su frialdad, su rendición absoluta a la historia real de un asesino que nunca fue detenido, un cinéfilo de gatillo fácil que ahora tiene el gran biopic que su obsesión merecía.

4 comentarios:

Rash dijo...

A ver si la veo. Lo que es ironico es que Robert Downey Jr. clave el papel de alcoholico autodestructivo, debe ser que es un actor del metodo y se ha estado preparando mucho tiempo para este papel y el de Tony Stark.

José Andrés dijo...

Bravo, Bravo, Bravo. Para que voy a escribir sobre Zodiac, si coincido contigo. Mi padre ajeno a toda mi parafernalia negra, ayer Domingo se acercó al cine y vió Zodiac, ojo es lo contrapuesto a mí, pero tuvo que reconocer que las 2 horas y media, se le pasaron deprisa, díficil de conseguir en el cine actual.
Lo único es que si le preguntas a mi padre quien es el asesino del Zodiaco, te dirá quien es.
Naturalmente, en mi casa le informé del tema.
Un saludo,
José ANdrés

PD. Incluso es de agradecer el detalle a nuestro Harry. Que muchos críticos han obviado.

Anónimo dijo...

Efectivamente. un peliculón en que no pasa nada y, sin embargo, te tiene imantado a la butaca. Cine en estado puro.

Fdo. Patón.

Fran J. Ortiz dijo...

Rash: yo pensé lo mismo respecto de Downey Jr. Inconmesurable actor, sea cual sea su método, por otra parte.


Estadísticas