Abandonad toda esperanza

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Supergod: Los Nuevos Dioses



De un tiempo a esta parte, parece como si dentro de las coordenadas del cómic superheroico solo fuese posible elegir dos caminos a seguir: o rendir absoluta pleitesía a los condicionantes del género -sobre todo si trabajas para alguna de las series, principalmente las punteras, de las dos grandes compañías, Marvel y DC-, o por el contrario tomar el camino diametralmente opuesto; esto es, poner en tela de juicio los cimientos de esta mitología moderna del siglo XX recurriendo a su desmitificación por dos vías: o la humanización del héroe, o bien la perversión del mismo como ídolo al que adorar.




Poner ejemplos de lo primero sería redundar en lo que cualquier aficionado medio a los tebeos de superhéroes conoce, y bastaría con mencionar cualquier colección de los universos DC y Marvel; citar casos de lo segundo también se está convirtiendo en algo trivial, pero ahí van algunos en estricto orden alfabético, todos ellos recientes y sin necesidad de recurrir al sempiterno Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons: Astro City, Bienvenidos a Tranquility, Black Summer, Empire, Kick-Ass, Irredeemable, La amenaza roja, No Hero, The Authority, The Boys, The Programme, Un dios entre nosotros...




De los títulos citados, nada menos que tres pertenecen a un mismo guionista: Warren Ellis. Él es uno de los escritores de cómics más aplaudidos de los últimos tiempos, que goza de un prestigio más que merecido gracias a las obras citadas y a otras como Global Frequency, Transmetropolitan o su obra maestra Planetary. Al mismo tiempo, se ha autoerigido en el azote del género superheroico... el mismo que le da de comer, y suponemos que muy bien, cuando trabaja para colecciones como las de los mutantes de Marvel. Pese a ello, Ellis sigue en sus trece a la hora de enjuiciar (y sentenciar) el género, y el último ejemplo de ello es Supergod, que como otras de sus obras para Avatar publica en castellano Glénat.




¿Qué cuenta Supergod? Pues el lamentable estado en el que se encuentra nuestro planeta en una realidad distópica y alternativa en la que en los años 50 países como Reino Unido, la India o Irán le cogen la delantera a los Estados Unidos en la carrera espacial y, sucesivamente, en el monopolio del desarrollo de seres superheroicos. Simon Reddin, un científico inglés, es el encargado de contarnos una historia que arranca cuando el gobierno de su país, imitando aquello que contara Stan Lee en el primer número de Fantastic Four, envía una tripulación humana al espacio para comprobar qué le ocurriría al ser sus miembros sometidos a la radiación de rayos cósmicos...




El propio Ellis ha manifestado esto: "Black Summer iba sobre súper humanos demasiado humanos. No Hero iba de súper humanos inhumanos. Supergod va sobre súper humanos sin rastro de humanidad en su ser, algo completamente diferente a nosotros. Se podría decir que es la tercera entrega de una trilogía". Por nuestra parte, estamos totalmente de acuerdo con el autor, ya que es cierto que se aprecia cierta continuidad temática. El problema radica en que esa falta de humanidad en la figura del (super)héroe provoca también una falta de empatía con lo narrado, y consigue que Supergod quede lejos de la calidad de otras obras suyas, sin ir más lejos las dos que él mismo menciona.




Eso no quita para que Supergod sea una lectura que puede considerarse recomendable: Ellis sigue escribiendo buenos diálogos (o para el caso monólogos, algo que entenderá el lector en cuanto se sumerja en las páginas de la obra), y plantea ideas con una osadía y un desdén tales que cuenta con una proporción de casi un concepto por página, algo que ya quisieran para sí muchos de sus colegas. Por su parte, el arte de Garrie Gastonny a lo largo de los cinco comic books que conforman la miniserie, y que la edición española recoge al completo, se adecua al guion de Ellis para ofrecer un producto tan atractivo a la vista como a la mente.




Así, Supergod viene a ser una propuesta que puede defraudar si se espera que esté a la altura de los mejores logros de Warren Ellis, pero que satisfará si en cambio se la compara con el mediocre status quo del género.


Título: Supergod
Autores: Warren Ellis (guion) / Garrie Gastonny (dibujo)
Editorial: Glénat
Fecha de edición: diciembre de 2011
128 páginas (color) - 15 €

1 comentario:

Alvaro dijo...

Pero la propuesta parece interesante, a primera vista aunque sea una obra acerca de superhéroes, por lo que cuentas, pareciera que va más allá. Se que esto es un sacrilegio para los comiqueros pero: preferiría comprar esta obra que algún volumen de X-men.

No soy lector de cómic (muy poco cómic leído a lo largo de mi vida), así que tengo muy poca idea sobre el tema pero por lo poco que sé, coincido con lo expuesto sobre Ellis. Creo que está muy por encima de la mayoría de autores de cómics. Así a lo loco y generalizando mucho, he visto mucha calidad en las obras que Ellis, Jodorowsky o Trillo han puesto su firma.


Estadísticas