Abandonad toda esperanza

miércoles, 28 de julio de 2010

La guerra, ayer... y anteayer



Los conflictos bélicos, en todas sus variantes, han acompañado al ser humano desde sus mismos orígenes; y la historieta, como arte narrativo que es, se ha hecho eco de ello también de las formas más variadas. Hoy comentaremos dos títulos que, desde espacios, estilos e intenciones diametralmente opuestos (el mercado francés y el norteamericano, o lo que es lo mismo, el tebeo de autor frente al de género), coinciden ahora en las librerías españolas, ya que ambos merecen, y mucho, la atención del lector.



Hasta la fecha y por estos lares, el nombre de Bastien Vivès siempre se vinculaba al aplaudido El gusto del cloro, a decir de los que lo han leído uno de los mejores tebeos de los últimos años. Ahora la posibilidad de acercarnos a su concepción del arte secuencial se amplía con dos álbumes editados aquí el pasado mes de marzo: En mis ojos y, muy particularmente,"El honor", primera entrega de la trilogía Por el Imperio; títulos todos ellos publicados nuestro país por Diábolo Ediciones.



Centrándonos ya en Por el Imperio, hay que destacar que en esta obra Vivès se asocia a Merwan Chabane formando un tándem creativo perfectamente sincronizado: es más, ambos firman al alimón tanto el guión como el dibujo de este relato, que nos retrotrae a la época gloriosa del Imperio romano. El encargado de situarnos en este mundo pretérito es Glorim Cortis, el capitán de una de las escuadras del ejército romano más temidas por los pueblos enemigos.



Varias son las contiendas que muestra este álbum, sin concretar por lo general la identidad del adversario: nada ni nadie importa frente al avance del ejército del Imperio más poderoso de la época, que como el protagonista destaca, avanza "como el agua rompiendo presas, filtrándose en las bodegas y los sótanos". Pero al mismo tiempo, entre batalla y batalla, los autores muestran los momentos de asueto de los soldados, que como las hormigas parecen formar un único cuerpo con una sola mente: "Mis hombres son mis ojos, mis nervios, mi vientre, y yo soy lo que son mis hombres", afirma también el capitán.



Aunque el marco espacial y temporal no dista mucho del de la célebre novela gráfica 300, que popularizara aún más la posterior adaptación cinematográfica, las soluciones narrativas de Merwan y Vivès están lejos de las de Frank Miller, que buscaba ante todo subrayar la faceta más espectacular y, por qué no decirlo, bella, de los enfrentamientos entre los ejércitos espartano y persa atendiendo a las posibilidades del formato apaisado, y dando lugar a un "tebeo en cinemascope". En cambio, a los autores de Por el Imperio les preocupa menos epatar al lector y más el control del tempo de la narración: aquí hay progresión narrativa, no estampas suspendidas en el tiempo.



Siguiendo con el apartado gráfico, merece especial atención el tratamiento del color, aquí en manos de Sandra Desmazières: la paleta de colores de todo el áltum es limitada, así como la tonalidad de cada plancha está resuelta de modo uniforme. Además, el álbum en su totalidad presenta un aspecto terroso, antiguo, como si el arte secuencial hubiera nacido varios siglos antes que las caricaturas de contenido político de la prensa del XIX, y Por el Imperio fuese una de sus primeras manifestaciones conservada a la perfección hasta nuestros días.



Como decíamos, esta obra está compuesta por tres entregas, de las cuales la segunda y tercera esperamos no tarden mucho en ser publicadas por Diábolo Ediciones. Y esto es así porque, si la obra mantiene el nivel de su arranque, Por el Imperio estará entre los mejores tebeos del año, como le ocurriera a El gusto del cloro el pasado. Y por tanto, con o sin Merwan, Bastien Vivès debería empezar a considerarse uno de los autores indispensables de la historieta actual.



Por su parte, y adelantándonos varios siglos en el tiempo, Storming Paradise es un relato bélico con todas las de la ley: editada por Norma Editorial en un atractivo volumen único en tapa dura, esta miniserie de seis entregas recoge el testigo de las cabeceras de similar temática de la mítica EC Comics, como Frontline Combat o Two-Fisted Tales, o en nuestro caso, las célebres Hazañas bélicas... si bien con una particularidad: lo que nos cuentan en esta ocasión es un relato bélico ambientado en un mundo ucrónico.



Y esto es así porque Storming Paradise, cuya acción arranca el 16 de julio de 1945 con la muerte de los científicos Fermi y Oppenheimer, parte del supuesto de que el Proyecto Manhattan (ese que bautizó a uno de los personajes de Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, al fin y al cabo otra ucronía, esta vez superheroica) ha fracasado, y el presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, se ve en la obligación de ordenar que la Operación Olympic se ponga en marcha.



Esto, que supone el desembarco de las tropas aliadas en el mismísimo corazón de Japón, da pie a una realidad alternativa ambientada en los estertores de la Segunda Guerra Mundial, y cuyo protagonismo coral y devenir de los acontecimientos presenta ecos del mejor cine bélico de Sam Fuller -no es difícil ver en algún personaje los rasgos del actor Lee Marvin, protagonista de la soberbia Uno rojo, división de choque-, o más recientemente del díptico de Clint Eastwood formado por Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima o las series de Steven Spielberg y Tom Hanks Band of Brothers y The Pacific.



En esta ocasión, el guionista Chuck Dixon deja bien patente una vez más su talento camaleónico, que se adapta aparentemente sin ningún tipo de problemas a cualquier género que se le ponga por delante: hemos leído muchos relatos suyos pertenecientes al mundo de los superhéroes -por ejemplo, ha escrito varias historias protagonizadas por Batman y su universo (Aves de presa)- o colindantes con el policíaco (La ley de James Gordon); hace no mucho disfrutamos de su relato fantástico sobre viajes en el tiempo The Vanishers; y ahora, después de Team Zero (su anterior aportación al género bélico dentro de la línea WildStorm) vuelve a demostrar su conocimiento del mundo de la guerra así como la labor de documentación histórica que habrá llevado a cabo previamente.



A destacar, como ya hiciera Eastwood en sus dos filmes mencionados, que Dixon se ha preocupado por mostrar los dos bandos del enfrentamiento, con sus pros y sus contras: lejos de ser un relato patriotero y fascista, Storming Paradise muestra por un lado al ejército norteamericano como un grupo de soldados -entre ellos el mismísimo actor John Wayne, aquí un cameo tangible lejos del retrato mitológico de Predicador- que se ven obligados en muchos casos a realizar un trabajo que no les gusta, y siempre con la ayuda de una maquinaria de guerra pesada; en cambio, los guerreros del imperio nipón, que incluso cuentan en sus filas con niños y adolescentes -particularmente brillante resulta el episodio de Ishi, el niño granadero-, son retratados como un ejército con menos infraestructura de apoyo pero con una mayor fe en su resistencia al invasor norteamericano: véase si no la temida figura del piloto kamikaze, capaz de morir por su país estrellándose sin ni siquiera haber conocido a su hijo.



Por su parte, el baile de dibujantes no da como resultado una molesta heterogeneidad; muy al contrario el gran Butch Guice, Rick Burchett y Fernando Blanco, apoyados por el entintado de Eduardo Barreto y los propios Guice y Blanco, otorgan al apartado gráfico una unidad impecable a lo largo de todo el relato... Un relato que hará las delicias de los amantes del género, por si todavía no había quedado claro.


Título: Por el Imperio (Vol. I: El honor)
Autores: Merwan & Bastien Vivès (guión y dibujo)
Editorial: Diábolo Ediciones
Fecha de edición: marzo de 2010
56 páginas (color) - 15,95 €


Título: Storming Paradise
Autores: Chuck Dixon (guión) / Butch Guice & Rick Burchett & Fernando Blanco (dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: junio de 2010
144 páginas (color) - 16 €


(+) Previously on Abandonad toda esperanza, otros cómics bélicos:
- 303
- As Enemigo: Guerra en el cielo
- Arrowsmith
- Battler Britton
- El soldado desconocido
- Historias de la guerra
- La canción de los gusanos
- La guerra de las trincheras
- La lectura de las ruinas
- ¡Puta guerra!

2 comentarios:

Rodrigo Yáñez dijo...

Me llamó la atención de sobremanera Storming Paradise, y precisamente por lo que mencionas. El hecho de que existan dos enfoques, no deja más que curiosidad por leer. Y mejor si es en un único tomo.
¿Podría decirme el precio que están cobrando en España por el cómic?.
De antemano, gracias.

R.

Fran J. Ortiz dijo...

Amigo Rodrigo:

Lo tienes arriba, en la ficha del cómic (en negrita): 16 €. Y, efectivamente, es una lectura más que recomendable.

Un abrazo.


Estadísticas