Abandonad toda esperanza

lunes, 26 de diciembre de 2016

RIP: Gil Parrondo (1921-2016)


Cuando se habla de las figuras más internacionales del cine español, siempre recurrimos a los intérpretes más populares (como Antonio Banderas o Penélope Cruz, por citar dos), o como mucho a directores de reconocido prestigio más allá de nuestras fronteras (Luis Buñuel o Pedro Almodóvar serían buenos ejemplos de ello). Pero muy pocas veces pensamos en otros oficios del séptimo arte, como es el caso de la dirección artística y el diseño de decorados. Y entre los profesionales que cultivaron esta disciplina, quizás el más universal de los españoles fue Gil Parrondo, que acaba de dejarnos a los 95 años de edad.


Gil Parrondo (1921-2016)


De nombre de pila Manuel, Gil Parrondo estudió pintura y arquitectura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, pero su afición por el cine y sus decorados le lleva en 1939 a comenzar a trabajar como ayudante de decoración en películas dirigidas por Eduardo García Maroto y Florián Rey. Posteriormente participa en varias producciones de la mítica Cifesa, la mayoría de corte histórico, como Locura de amor o Alba de América; pero no será hasta 1951 que asume por vez primera la dirección artística completa de una película: Día tras día, dirigida por Antonio del Amo.


Alba de América fue una de las cintas de corte histórico en las que participó


Dos años después consigue su primer premio, otorgado por el Círculo de Escritores Cinematográficos, por Jeromín de Luis Lucia. Otros títulos importantes de estos años son Felices pascuas de Juan Antonio Bardem, Fedra de Manuel Mur Oti o Mr. Arkadin, donde colabora con el mismísimo Orson Welles. Su cada vez mayor prestigio le lleva a trabajar en algunas de las muchas coproducciones con Estados Unidos que se ruedan en España: Alejandro Magno de Robert Rossen, Orgullo y pasión de Stanley Kramer, 55 días en Pekín y Rey de reyes de Nicholas Ray, El Cid y La caída del Imperio Romano de Anthony Mann o El fabuloso mundo del circo de Henry Hathaway, son buenos ejemplos de ello.


Charlton Heston encarnó al Cid a las órdenes de Anthony Mann


Uno de los mejores directores de todos los tiempos, David Lean, reclama sus servicios para dos filmes tan míticos como Lawrence de Arabia y Doctor Zhivago; y Franklin J. Schaffner hizo lo propio en Patton y Nicolás y Alejandra, que le valieron a Gil Parrondo sendos Oscars consecutivos en 1970 y 1971. También consecutiva es su tercera nominación, pues en 1972 es candidato a la estatuilla por colaborar con el veterano George Cukor en Viajes con mi tía.


Gracias a Patton obtuvo su primer premio de la Academia de Hollywood


Otros trabajos internacionales destacados de este director artístico fueron El viento y el león, Robin y Marian o Los niños del Brasil, esta última una nueva colaboración con Schaffner. Ya dentro de los márgenes del cine español podemos destacar Bearn o La sala de las muñecas y Las bicicletas son para el verano de Jaime Chávarri, Werther y Tu nombre envenena mis sueños de Pilar Miró o varios filmes de José Luis Garci, que le encarga la dirección artística de casi todas sus películas desde la oscarizada Volver a empezar... lo que lleva a Gil Parrondo a lograr ocho candidaturas a los Goya, de las cuales la mitad fructificaron en premio.


En Los niños del Brasil volvió a colaborar con Franklin J. Schaffner


Gil Parrondo tampoco se mantuvo al margen de otros ámbitos como la televisión (se encargó de la dirección artística de Los desastres de la guerra de Mario Camus, Anillos de oro de Pedro Masó y La Regenta de Fernando Méndez-Leite) o el teatro, donde montó la escenografía, entre otras, de Arsénico y encaje antiguo, Tres sombreros de copa o Traidor, inconfeso y mártir. En cuanto a la gran pantalla, sus últimos trabajos se estrenarán a lo largo del próximo año: son 33 días, film de Carlos Saura sobre la relación de Pablo Picasso con Dora Maar y el proceso de creación de su Guernica; y La piel fría, adaptación de la novela de Albert Sánchez Piñol a cargo de Xavier Gens.


Junto a los dos Oscars que obtuvo a comienzos de los años setenta


Manuel Gil Parrondo y Rico-Villademoros, llamado Gil Parrondo, nació en 17 de junio de 1921 en Luarca, Asturias (España), y falleció en 24 de diciembre de 2016 en Madrid (España); tenía por tanto 95 años. Descanse en paz.

Estadísticas