Abandonad toda esperanza

jueves, 12 de julio de 2012

Mercenarios... ¿retro?


¿Retro? Eso me pregunté en un primer momento, ya que después de aquellos carteles personalizados de Los mercenarios 2 esperaba una muestra de cartelismo semejante a la propaganda soviética de principios de siglo XX, o al expresionismo alemán, o al cine del Hollywood de la Edad de Oro (ya saben, las décadas de los años 30 a 50), y me encontré con esto:



Luego caí en la cuenta de que la estética retro estaba (supuestamente) justificada porque este póster recuerda a los carteles de las action movies de los años 80 que convirtieron en estrellas precisamente a buena parte del reparto de esta secuela de Los mercenarios: Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Jean-Claude Van Damme o Chuck Norris. Y fue entonces que me di cuenta de que con estas cosas uno se da cuenta de que se hace viejo...

6 comentarios:

Alvaro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alvaro dijo...

Mira, la verdad que The Expendables me pareció una imperial porquería (y la 2 probablemente también me lo parezca). Veo otras clásicas de los ochenta que entrarían en el mismo tipo de películas, como las de Chuck Norris o Van Damme, incluso la mismísima saga de Rambo, y no me parecen malas. No sé, tal vez la esté viendo "fuera de tiempo" (a The Expendables), tal vez dentro de quince o veinte años la vea y diga "¡carajo, que peliculón!", pero mientras tanto no me gusta. Los actores están bien: Jet Lee, Stahtan, Bruce Willis, Arnold..., están bien; son actores de comercio, dentro de lo que hacen están bien, pero esto que hicieron no me gustó nada. Es como cuando se dice: "me gusta mucho el chocolate, el chorizo, la canela, el yogur de frutillas, las hierbas aromáticas y el hígado encebollado; si pongo todo junto, hago un pastel, y le hago unos firuletes de crema chantilly por encima ¡va a quedar de puta madre!". Pero tú ves, Francisco, que la realidad no funciona así, y yo creo que las películas tampoco, más allá de que esta no sea una de Polanksy, Bergsman o Coppola... Debe haber límites, sin criterios no podemos saber qué está bien y qué está mal. Es algo por lo que odio el posmodernismo: libertad artística sin parámetros; resulta que cualquiera es artista.

Saludos y no estoy indignado :D sólo expongo una postura para conversar.

Francisco J. Ortiz dijo...

Entiendo perfectamente tus argumentos, pero a mí la primera película sí me gustó. Supongo que no esperaba gran cosa, y me entretuvo mucho. Simple y llanamente.

Un saludo.

Loboh dijo...

Yo opino que los gustos han cambiado, es decir, en otros tiempos un auto explotando, y muchas balas era sinónimo de éxito seguro, ahora creo que no es tan así, a mi me gustan las películas con una buena trama en donde la acción sea un complemento y no el plato principal. Como dice el viejo dicho, en gustos no hay nada escrito! a mi no me gusto la 1, saludos!

Alvaro dijo...

Sí, como mero cine "champú" para lavar la cabeza un rato :D supongo que no está mal para algunos, incluso yo también veo comercialonas, pero aún así algunas veces se exceden. Stallone no es lo que era antes: me han dejado enfermo de cama la última de Rocky, la última de Rambo y The Expendables.

Y te entiendo Loboh, los parámetros han cambiado, tal vez la libertad al acceder a información no hace más exigentes, ahora queremos ver reminiscencias de cine independiente croata en una comercial de Hollywood :D

Algunas veces me pregunto: si quiero algo entretenido pa pasar el rato comiendo comiendo palomitas y gaseosa dietética: ¿mi única opción es el cine comercial? Tal vez estoy siendo demasiado dramático, no sé T_T Ok, si quieres cierra nomás el tema aquí Francisco.

Saludos

Francisco J. Ortiz dijo...

No, si yo no cierro nada, y estoy encantado de que debatáis sobre el tema... Para eso están los comments de un blog, ¿no?

Un saludo cordial a ambos.


Estadísticas