Abandonad toda esperanza

miércoles, 13 de octubre de 2010

La ración vampírica del mes



Este tipo de comentarios debería convertirse en una sección de título parecido al que encabeza estas líneas, porque no pasa un mes en el que no hablemos de varios cómics protagonizados por vampiros, ya sean lanzamientos que forman parte de alguna conocida franquicia, ya sean obras de carácter más personal. Así que, sin más dilación, vamos a comentar algunas de estas últimas lecturas sobre dicha temática que, como casi siempre, nos llegan la mayoría de manos de Norma Editorial.



Empezamos, como ya es costumbre, por Buffy cazavampiros, serie de la que acaba de aparecer el sexto volumen en formato omnibus... Una línea que, hay que aclarar, incluye todo el material previo a la "Octava temporada" escrita por el propio Joss Whedon, el creador del personaje, y que también está publicando Norma en la actualidad dentro de su colección genérica de terror "Made in Hell".



Este volumen arranca con una recopilación de historias cortas: la primera, "Ciudad del Desespero", reúne a Buffy y Angel, el vampiro redimido, en la mitológica urbe que da título al relato para participar en un combate de gladiadores al más puro estilo de los del imperio romano. Por su parte, "Código: Camaradas" está protagonizada por Jonathan, uno de los villanos de la sexta temporada de la serie televisiva, y cuenta con Jane Espenson, la guionista del episodio "Estrella" donde aquel destacó particularmente, como escritora invitada de excepción. Más interés me parece que tiene "Totalmente inaceptable", donde el protagonismo absoluto recae en Gilles, el bibliotecario del instituto y vigilante y mentor de Buffy, y que viene a ser un relato de terror clásico de tintes lovecraftianos. Finalmente, completan esta sección las historias todavía más breves "Una pequeña promesa" -donde un paseo nocturno de los amantes Buffy y Riley cuenta con el lujo del gran P. Craig Russell como entintador- y "Castígame con besos", divertida historia protagonizada por la también pareja sentimental Willow y Tara en manos de una dibujante, Chynna Clugston, cuyo estilo recuerda adecuadamente a los mangas más humorísticos y desenfadados.



A estos relatos les siguen las dos primeras historias extensas del volumen: por su parte, "Vidas pasadas" parte de la presencia en Sunnydale de una misteriosa chica que parece ejercer de cazadora y que afirma trabajar a las órdenes de Angel, lo cual llevará a este a ser perseguido por una horda de demonios de todas las especies conocidas; posteriormente se descubrirá que dicha joven es Alexa Landry, una mujer de armas tomar que tiene una deuda con Angel desde un pasado muy remoto que ambos recuerdan a la perfección. Por su parte, "De quién sabe dónde" muestra a un Sunnydale azotado por una plaga de insectos de gran tamaño, un hecho que coincide (¿casualmente?) con la aparición de una atractiva bibliotecaria que parece interesada sentimentalmente en Gilles; un interés que para sorpresa de Buffy y sus amigos pronto se convertirá en recíproco...



La sección "Willow y Tara" incluye en primer lugar la historia larga "Benditas aficionadas", donde la pareja de brujas cuenta con un equipo artístico de lujo: el guión corre a cargo no solo de Christopher Golden, veterano en la cabecera, sino de la propia Amber Benson, la actriz que encarnó a Tara en la serie de TV; por si esto fuera poco, el dibujo lleva la firma de Terry Moore, el autor de la ya mítica Strangers in Paradise y de la prometedora Echo, un dibujante que ha demostrado que uno de sus puntos fuertes es la expresividad y verosimilitud de sus personajes femeninos. Completan este apartado dos historias de solo una página de "Demonología", obra de una firma invitada habitual en esta colección: Andi Watson.



Al final del volumen nos encontramos con "Falsos recuerdos", última historia extensa del mismo, y en donde cobra protagonismo Dawn, la hermana pequeña de Buffy, en un relato donde surge la duda de qué ocurrió durante un par de años en los que parece que no hubo Cazadora al cuidado de la humanidad; Buffy y sus compañeros pronto descubrirán que este hecho está relacionado con un grupo de monjes japoneses venidos del otro mundo y liderados por una misteriosa mujer vestida con un kimono. Una historia que, como el resto, sin ser nada del otro jueves entretiene sin problemas al lector, el cual no es necesario que conozca profundamente la serie televisiva original -como es el caso del que esto firma- para seguir estas historietas de interés variable.



Por lo general más atractivos a priori, pero también (y quizá por esa misma razón) más decepcionantes a la postre, me parecen los distintos títulos de la saga 30 días de noche. El último en sumarse a la serie creada por Steve Niles y Ben Templesmith es 30 días de noche: Nieve roja, que incluye al completo la miniserie original de tres entregas.



En esta ocasión es el dibujante de aquella el que asume la autoría completa de este relato ambientado en el invierno de 1941, en plena II Guerra Mundial: como hiciera el director de cine Tommy Wirkola en su film Zombis nazis (Dead Snow), Templesmith (también responsable único del mucho más conseguido Wormwood) une la mitología vampírica con la Historia en mayúsculas que rodea al ejército del III Reich.



Así, Nieve roja muestra un enfrentamiento en plena estepa rusa entre los soldados alemanes de las SS de Adolf Hitler y los curtidos cosacos soviéticos, que se complicará hasta convertirse en una pesadilla mortal tras la aparición de unos vampiros chupasangres sedientos de alimento, grupo en el que no falta una niña de aspecto verdaderamente inquietante.



Como era de esperar, el relato no aporta nada nuevo a la historia principal, y se deja leer si uno es fan del peculiar y reconocible estilo gráfico de su autor, que aquí vuelve a aprovechar el blanco sucio de los parajes nevados como hiciera en el relato original ambientado en Barrow, Alaska, y en donde brilla particularmente en alguna escena en la que puede jugar con la profundidad de campo.



Para ir terminando, es hora de recomendar una obra española. Se trata de El lado salvaje de Rafa Fonteriz, subtitulada aclaratoriamente como "La esencia del vampiro" y editada por Diábolo Ediciones. Y no es cuestión de hacer patria, pues la obra bien merece sinceramente nuestra recomendación.

Carmilla

No es la primera vez que el autor trata el tema: ya dibujó -compartiendo la labor gráfica con Isaac del Rivero Jr.- una historieta de Carmilla, la mítica vampiresa creada por Sheridan LeFanu y considerada la respuesta femenina al conde transilvano inventado por Bram Stoker, escrita nada más y nada menos que por el mítico guionista norteamericano Roy Thomas; y, posteriormente, ya como autor completo, realizó la novela gráfica Efecto dominó. En esta ocasión Fonteriz vuelve a asumir la autoría completa para ofrecernos, de nuevo, otro relato a medio camino entre el thriller policíaco y el terror, aunque ahora apuesta principalmente por el primero atendiendo a la descripción psicológica de los personajes y al desarrollo lógico de la acción más que a una hipotética voluntad por inquietar al lector.



El relato se narra en dos tiempos, mediante un presente que se ve interrumpido de forma constante por flashbacks que van desgranando la intriga y que funcionan como piezas de un puzzle cada vez más completo, pero del que nunca estaremos seguros de si va a responder a todos los interrogantes planteados... Entre ellos qué le ha sucedido a Isabel, una de los protagonistas de la historia, una joven cuyos padres han sido brutalmente asesinados y que figura como principal sospechosa para la Policía, aunque actualmente se encuentra en algo parecido a un coma clínico.



Como intuirá el lector, estamos ante una historia de protagonismo coral: la atención del lector oscila continuamente entre Fernando, psiquiatra y amigo del padre de Isabel que intentará tratarla pese a las reticencias de ella, y que acabará enamorándose de la misma; una joven periodista que investiga una cadena de asesinatos aparentemente vinculados a una web de cultura gótica; los compañeros de Fernando, entre ellos su actual amante Elisa; y los policías que investigan dichos crímenes, así como lo que le ha podido ocurrir a la pobre Isabel...



No obstante, y aunque la historia se lee con interés ya solo por los distintos elementos que conforman su trama, el mayor atractivo de El lado salvaje es el dibujo de Fonteriz: como bien destaca Rafael Marín en su afortunado prólogo, el dibujante valenciano es uno de esos contados artistas capaces de dibujar cualquier cosa, y su trazo realista y preciso, incluenciado por maestros de la narración gráfica como Alex Raymond, Neal Adams o Alex Toth, responde al mundo que nos rodea, recreado en unas planchas en formato apaisado -si lo pudo hacer Frank Miller con su 300, ¿por qué no Fonteriz?- con una gran verosimilitud, y que no hace sino dotar de credibilidad a lo narrado e incrementar así el interés del lector. El resultado es una novela gráfica de final abierto y que esperamos tenga continuación.



No queremos despedir estas líneas sin comentar también la lectura de un título que no es actual -fue publicado por vez primera hace cuatro años-, pero que Norma redistribuye estos días. Me refiero a Castlevania (El legado de los Belmont), o lo que es lo mismo, el salto del videojuego del mismo título al noveno arte, de mano del guionista Marc Andreyko (Manhunter, Ferryman) y el dibujante E. J. Su. El volumen incluye los cinco comic books de la miniserie original, la cual viene a ser un relato clásico de terror y aventuras muy influenciado por las películas de vampiros, particularmente las de la Hammer Films y la adaptación de 1992 realizada por Francis Ford Coppola, tanto como del juego original de la factoría japonesa Konami.



Castlevania, el cómic, no es ninguna maravilla, pero se lee con agrado, y en los tiempos que corren -los de la oscuridad expositiva de Templesmith y, lo que es peor, sus muchos imitadores-, se agradece una narración diáfana como esta, gracias al buen hacer de Andreyko y al dibujo, muy influenciado por la estética del manga, de Su. Esto es: los fans irredentos de los vampiros no quedarán defraudados.


Título: Buffy cazavampiros (Omnibus, vol. 6)
Autores: Christopher Golden et alii (guión) / Cliff Richards et alii (dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: octubre de 2010
392 páginas (color) - 23 €


Título: 30 días de noche: Nieve roja
Autor: Ben Templesmith (guión y dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: agosto de 2010
96 páginas (color) - 12 €


Título: El lado salvaje (La esencia del vampiro)
Autor: Rafa Fonteriz (guión y dibujo)
Editorial: Diábolo Ediciones
Fecha de edición: junio de 2010
120 páginas (color) - 17,95 €


Título: Castlevania (El legado de los Belmont)
Autores: Marc Andreyko (guión) / E. J. Su (dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: abril de 2006
120 páginas (color) - 9,95 €




(+) Previously on Abandonad toda esperanza:
- Buffy cazavampiros (Omnibus, Vol. 1)
- Buffy cazavampiros (Omnibus, Vol. 2)
- Buffy cazavampiros (Omnibus, Vol. 3)
- Buffy cazavampiros (Omnibus, Vol. 4)
- Buffy cazavampiros (Omnibus, Vol. 5)
- 30 días de noche: Eben y Stella
- 30 días de noche: Historias de chupasangres
- 30 días de noche: Se extiende la plaga
- 30 días de noche: Tres historias
- Otros tebeos de vampiros

1 comentario:

Maria H. Sanchez dijo...

Hola!!! haces un buen trabajo!!

Te gustaría conocer mi blog? Visitame en http://www.eldiariosecretodecoquette.blogspot.com/
Hasta pronto^^


Estadísticas