Abandonad toda esperanza

lunes, 7 de junio de 2010

Echo: Slice of life (of a female superhero)



Cuando, hace poco más de dos años, se terminó de publicar la edición española de Strangers in Paradise, ya rogábamos porque alguien se decidiera a editar en nuestro país la nueva obra de su creador, Terry Moore: Echo. Al final ha sido la misma Norma Editorial la que se ha hecho con los derechos de esta serie, publicando por el momento un primer volumen que sigue las mismas características físicas de la cabecera anterior, algo que agradecerán los coleccionistas que gusten de tener ordenados sus volúmenes de forma coherente y visualmente estética.



El volumen en cuestión, con más de doscientas páginas de lectura, incluye los diez primeros comic books de la serie, o lo que es lo mismo, los dos primeros tomos recopilatorios, Moon Lake y Atomic Dreams. Al primero de estos le da título el lugar donde arranca la acción, un sitio en mitad de la nada donde el Instituto de Desarrollo Nuclear Heitzer lleva a cabo pruebas con un experimento secreto, el Proyecto Beta. Es precisamente con el desarrollo de una de estas pruebas que se abre la narración, siguiendo los pasos de Annie Trotter, una valiente conejillo de indias de un invento que podría revolucionar los sistemas de defensa de los Estados Unidos... o bien significar el principio de la III Guerra Mundial.



Enseguida hace acto de presencia el personaje que se nos antoja protagonista del relato: Julie Martin, una fotógrafa en horas bajas después de que su hermana haya perdido a sus hijos en un fatídico accidente (lo que la lleva a estar recluida en una institución psiquiátrica) y de que su marido le haya pedido el divorcio. El azar querrá que a Julie se le adhieran una serie de bolitas metálicas que luego acabarán juntándose dando forma a un peto de una extraña aleación que se le pega al pecho y que parece dotado de carga eléctrica...



Por supuesto, tratándose de Moore, estamos ante una obra coral: aunque Julie sea el personaje central también destacan varios más, principalmente dos: el ranger Dillon Murphy, un hombre de buen corazón y gran sentido de la lealtad, y a la sazón novio de la citada Annie; y Ivy Raven, una agente de Seguridad Nacional contratada para encontrar a Julie y Dillon después de que ambos, aparentemente los dos únicos testigos de las pruebas frustradas, se hayan convertido en poco menos que fugitivos del gobierno.



Por supuesto, hay más personajes: el doctor Foster, responsable del experimento; Pam, la hermana de Julie; Rick, el marido de la anterior; Dan Backer, veterano del ejército y hoy líder de una banda de moteros; Simon Zimmermann, hacker y creador de una página web sobre los experimentos gubernamentales ilegales; y finalmente, y es un personaje a destacar y que seguramente dará juego, un vagabundo con unos poderes similares a los de Julie que se autoerige en enviado de Dios.



En su día, Stan Lee y Steve Ditko convirtieron Spiderman en una obra maestra del cómic popular al humanizar la figura del superhéroe dotando a su identidad civil -en este caso, el estudiante y futuro fotógrafo freelance Peter Parker- de problemas de orden cotidiano. Con Echo, Terry Moore parece haber seguido el camino diametralmente opuesto: ha tomado las constantes que hicieron de su celebérrima Strangers in Paradise un hito del cómic norteamericano de los últimos años -una ejecución perfecta del subgénero del slice of life, a partir del retrato de la psicología de sus personajes, principalmente los femeninos-, y lo ha acercado al cómic de superhéroes, convirtiendo a Julie Martin en una heroína a su pesar.



De todas formas, no olvidemos que ya en Strangers in Paradise se ofrecía un cóctel que no rehusaba a introducir elementos de géneros como el policíaco, acción, intriga, etc., caminando siempre por el filo que bordea la credibilidad... en un territorio pantanoso del que Moore demostró poder salir con éxito. Aquí se sigue apostando por este mestizaje, tomando decisiones todavía más arriesgadas si cabe, y saliendo (al menos por el momento) totalmente victorioso del empeño.



Esperaremos pues con ansia, después de un primer volumen más que satisfactorio, las siguientes entregas de esta nueva serie que promete volver a hacer gala del portentoso oído de su guionista (la naturalidad de los diálogos de Katchoo, Francine y compañía sigue haciendo acto de presencia) y el trazo detallista a la par que fresco y natural de su dibujante. Y recuerden: guionista y dibujante son la misma persona, y responde al nombre de Terry Moore.


Título: Echo (Vol. 1)
Autor: Terry Moore (guión y dibujo)
Editorial: Norma Editorial
Fecha de edición: mayo de 2010
224 páginas (b/n) - 16 €

4 comentarios:

Etrigan dijo...

Un cómic entretenidísimo, quizá menos experimental que Strangers in Paradise, pero que deja en evidencia al actual cómic de superhéroes.

La Perse dijo...

Hace poco leí una reseña del mismo cómic y me entraron las ganas de echarle un vistazo... Ahora has conseguido que me acabe de decidir. Ya mismo lo encargo...

Saludines.

Riesgo dijo...

Terry Moore ya demostró su valía con "Strangers in Paradise" creando una OBRA MAESTRA.

Con Echo voy a dejar pasar un poco el tiempo, madurar, porque le tengo muchas ganas. Así doy tiempo a Norma a publicar algún tomo más. Mientras tanto, descansa en mi librería, porque "hay un momento para cada cosa y una cosa para cada momento".

Cucaracho dijo...

tiene muy buena pinta :))


Estadísticas