Abandonad toda esperanza

martes, 27 de octubre de 2009

Bodrios que hay que ver: Replicant

Una de las muchas reglas no escritas del cine hollywoodiense, pero bien conocidas por todos, y que se aplica a aquellos actores que siempre hacen de buenas personas, es aquella que determina que de vez en cuando hay que hacer de malo para que te tomen en serio. Por el aro pasó en los años 80 el guaperas de Rob Lowe, que harto de ser portada del Superpop hizo de bastardo malísimo en la reivindicable Malas influencias haciéndoselas pasar canutas al (por lo general mucho más turbio) bueno de James Spader. Una década después, el sosongo de Keanu Reeves se plantearía la posibilidad de poder ser un villano malísimo pero tan inexpresivo como Victor Mature y una aspiradora juntos, y en Watcher (Juego asesino) se las hizo pasar canutas a... vaya, también a James Spader. Este muchacho tiene la negra.



Y una década después, ya en el siglo XXI, es el gran Jean-Claude Van Damme -que ya nos ha visitado en esta sección con dos obras maestras de la talla de Cyborg y Double Team- el que se plantea que si quiere ganar algún día el Oscar (o el César, o el Goya, o un descuento en el parking del Mercadona) ha de interpretar a alguien malo pero malo de verdad. La oportunidad se la dio el realizador asiático Ringo Lam con Replicant. Pero eso sí: hay truco.



Veamos: cuando una película empieza con el simpático Van Damme haciendo de asesino psicópata y el antipático psicópata Michael Rooker -no, esta vez no le tocó a James Spader- haciendo de policía simpático, el espectador solo puede formularse a priori una cuestión de implicaciones ontológicas; esto es: "¿Eing?". Pero conforme avanza la acción de Replicant descubrimos que el culturista belga va a tener la oportunidad de ofrecer todo un recital interpretativo de la mano de un doble papel.



No es la primera vez que Van Damme intentaba emular al Jeremy Irons de Inseparables atreviéndose a interpretar dos papeles en una misma película: lo suyo empieza a ser patológico, pues ya en Doble impacto dio vida a dos hermanos gemelos separados tras el fallecimiento de sus padres, mientras que en Maximum Risk -en esta ya a las órdenes de Lam- hacía las veces de un policía que se veía en la tesitura de tener que suplantar a... sí, lo han adivinado, su hermano gemelo. Pero en Replicant, como su título hace intuir a cualquier aficionado a la ciencia ficción que haya visto Blade Runner (o sea, a cualquiera), los tiros van a ir por otro lado...



El arranque del film presenta a Van Damme en la piel de Garrotte, apellido ridículo donde los haya -aquí es cuando todos los Garrottes del mundo que visitan este vuestro blog, y que deben ser entre uno y ninguno, se enfadan y dejan de visitarnos-, un asesino en serie que tiene hartos a la Policía; particularmente a un agente, interpretado por Rooker, que ve cómo llega el momento de retirarse sin haber conseguido darle caza.



El modus operandi del criminal es siempre el mismo (claro, si no no sería un modus operandi): Garrotte golpea hasta la muerte a mujeres que son madres, mientras les recrimina lo mal que hacen su papel educativo, y luego, siempre post mortem, queda su cuerpo con gasolina. Y el espectador, que no es tonto (y si lo fuera daría igual porque se daría cuenta lo mismo), llegará pronto a la conclusión de que el pobre Garrotte fue traumatizado durante su infancia por su madre, esa misma que el policía que le persigue maldice varias veces al día.



El thriller en cuestión da un giro a la ciencia ficción cuando se descubre un programa secreto que ha conseguido clonar a un individuo idéntico a Garrotte, con el fin de que ayude al agente de la ley a adelantarse a los movimientos de aquel y conseguir detenerlo. Pero el espectador -que, repito, no es tonto, y si lo es da igual porque se va a dar cuenta lo mismo- pronto adivinará que lo que importa en Replicant no es la trama que incumbe a la caza y captura del villano, sino la que pasa por reflejar la amistad que va surgiendo entre el policía, al principio reacio a dejarse acompañar por un calco de su eterna némesis, y este, el replicante del título.



Por supuesto, todas aquellas escenas en las que el clon intenta adaptarse al mundo exterior, aprendiendo las costumbres sociales y cuestiones de protocolo diario, son de lo más risible que hemos podido ver últimamente, sobre todo si tenemos en cuenta que Van Damme no es ni Marlon Brando ni Paul Newman. Demonios, ni siquiera es Leslie Nielsen, con el que por lo menos te ríes a conciencia. Mención particular merece la escena en la que Michael Rooker, en busca de un microchip implantado en el cuerpo del replicante que permita a los agentes del gobierno localizarlos en un instante, desnuda a este en el cuarto de baño de casa de su madre ante los atónitos ojos de esta. Momentazo gayer, que dirían algunos.



En fin... Que estamos ante una nadería considerable, que defraudará a los amantes del Van Damme más action hero -las escenas de guantazos, para entendernos, son menos numerosas de lo habitual-, y que solo disfrutarán aquellos que se la tomen como una comedia involuntaria. Por supuesto, así me la tomé yo, y así se lo cuento a ustedes.

4 comentarios:

Mythos dijo...

Yo ya desconecte de Jean Claude Van Damme hace un tiempo. He visto muchas de sus películas, con patada aérea final casi todas, pero con Van Damme's Inferno y The Order -que seguro que son peores que Replicant- abandone porque sabía que aquello ya era insuperable. La de bodrios que me he tragado de este hombre y a veces aún no entiendo el porqué xDD

saludos

Juanjo dijo...

A mí este señor no me suele convencer...

La despedida muy a lo Sáenz de Buruaga "Así son las cosas y así se las hemos contado",

jejeje

Un saludo.

Moving dijo...

Yo le he dedicado un especial a los actores que hicieron epoca como James dean o Brad Pitt http://www.moveyourmind.es/style/actores-que-hicieron-epoca/ pero te juro que si llego a saber que Van Damme da tanto de sí, y que además en una de las pelis se apellida Garrotte con momento gayer incluido lo habría metido jjajaajajaj.
Dios creo que de este hombre me habré tragado toda la filmografía cuando era pequeña y no me dejaban acceder al mando!

Cinemagnificus dijo...

Jajajajajaja!!!!!!!! Hay que ver este bodrio, si XD


Estadísticas