Abandonad toda esperanza

lunes, 27 de julio de 2009

Cuentos oscuros



Los tres títulos que nos disponemos a comentar hoy comparten, además de editorial -La Cúpula-, una cierta inclinación hacia recursos narrativos inquietantes y atmósferas ominosas, sin que por ello pueda decirse que estamos ante relatos de terror. Más bien podría hablarse de cuentos oscuros o de fábulas góticas. Sin más dilación, vayamos de menos a más...



Después de haber disfrutado del soberbio El cadáver y el sofá, el reencuentro con el mexicano Tony Sandoval se salda con una gran decepción: Nocturno es un álbum más bien flojo que no acaba de interesar de verdad en ningún momento a lo largo de sus ciento doce páginas. Cuando investigamos en la producción de este autor afincado en Barcelona descubrimos una posible razón de este cambio cualitativo: aunque en España se ha editado después, Nocturno es una creación previa a la anteriormente citada, una auténtica obra de juventud: realizada a los veinticuatro años, supone el primer cómic del prometedor Sandoval, que luego realizaría Johnny Caronte para Estados Unidos, El revólver para España (en la desaparecida Recerca) o Vielle Amerique para el mercado franco-belga.



Además, este álbum que presenta el subtítulo de "El que camina con los muertos" parece ser una primera parte de un relato mucho más largo, o al menos así lo anuncia el autor al llegar a la última página, un corte más bien frustrante y más in medias res que final abierto, y que no tenemos claro si deja al lector con ganas de saber más acerca de las peripecias de Seck, el cantante de rock gótico que habla con el fantasma de su padre muerto (sic) y de Karen, la joven y soñadora periodista de la que el primero se enamora. Habrá que esperar al verdadero desenlace para juzgar con justicia esta obra que, de momento y repetimos, nos ha sabido más bien a poco.



Mucho más interesante nos parece El fin del mundo, escrito por Pierre Wazem y dibujado en un atractivo trabajo bitono en tonos azules por Tom Tirabosco. Estamos ante una novela gráfica de corte intimista y trato psicológico, protagonizada por una joven de carácter melancólico de la que nunca llegaremos a saber su nombre, y que vive en un estado de continua depresión mientras la lluvia azota el mundo exterior y amenaza con la llegada del Día del Juicio Final.



El fin del mundo es un relato acerca de la subjetividad, donde todo pasa por el prisma de la protagonista, y en la que una encarnación tangible de la Muerte, un niño que cuida el bosque ejerciendo de jardinero o un gato que habla son solo elementos en un proceso de autoconocimiento que pasa por la aceptación de un pasado supuestamente olvidado... aunque todo ello no quita que el lector pueda aceptarlo como una historia de corte fantastique: El fin del mundo funciona de ambas maneras a la perfección.



Lo mismo ocurre con La laguna, un cómic donde su joven autora, la norteamericana Lilli Carré, demuestra un conocimiento del lenguaje de la historieta inusual para alguien con una producción todavía breve. Eso sí: su tratamiento es más complejo y nos parece menos codificable que la obra de Wazem y Tirabosco.



A la hora de hablar de una fábula tan extraña y ambigua como La laguna se ha recurrido a referencias ajenas al noveno arte, como las películas La noche del cazador y La mujer y el monstruo... Esta última, justificada superficialmente por la presencia de una criatura de apariencia semejante al Monstruo de la Laguna Negra; mucho más pertinente nos parecen los ecos del único film que dirigió el actor Charles Laughton con un espléndido Robert Mitchum. También se ha recurrido a las narraciones de Flannery O'Connor o Carson McCullers. Pero lo que hace grande a la historieta de Carré es que estamos ante un cómic tan personal como inclasificable, y al que cada lector tendrá que aportar su propia lectura.



Personalmente, el trazo de Carré nos recuerda poderosamente al de Charles Burns es su obra maestra Agujero negro... Una referencia esta que nos parece pertinente más allá de la superficialidad del trabajo gráfico, habida cuenta del protagonismo en La laguna de una niña, ya casi una adolescente, como los protagonistas del oscuro relato de Burns. Por lo demás, solo nos queda subrayar encarecidamente la lectura de esta obra tan extraña como fascinante.


Título: Nocturno (El que camina con los muertos)
Autor: Tony Sandoval (guión y dibujo)
Editorial: La Cúpula
Fecha de edición: julio de 2009
112 páginas (color) - 17,50 €


Título: El fin del mundo
Autores: Pierre Wazem (guión) / Tom Tirabosco (dibujo)
Editorial: La Cúpula
Fecha de edición: junio de 2009
120 páginas (bitono) - 18 €


Título: La laguna
Autor: Lilli Carré (guión y dibujo)
Editorial: La Cúpula
Fecha de edición: febrero de 2009
92 páginas (b/n) - 10 €



(+) Los autores:
- Tony Sandoval
- Tom Tirabosco
- Lilli Carré

1 comentario:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Vaya, pensaba pillarme lo nuevo de Sandoval, pero se me han quitado las ganas y me compraré El fin del mundo, que no me lo había planteado. La laguna lo tango de los USA y la verdad es que me gustó mucho.
Saludos


Estadísticas