Abandonad toda esperanza

viernes, 8 de enero de 2010

De bolsillo, para todos los bolsillos



Ya hablé en cierta columna de lo que significó, a un nivel puramente artístico, que el grupo editorial Random House Mondadori se introdujera en el mundo de la edición de cómics: ya saben, un emporio que en poco tiempo ha añadido a su ya de por sí rutilante catálogo los nombres de Art Spiegelman, Chris Ware, Daniel Clowes, Seth, Alison Bechdel, Adrian Tomine, el argentino Liniers o los españoles Carlos Giménez, Paco Alcázar, Miguel Brieva y Juanjo Sáez. No es precisamente moco de pavo...



Lo que todavía quedaba por comentar era lo que este hecho significaba en términos empresariales; esto es, en lo concerniente a distribución, difusión publicitaria, ventas, etc. Y no puedo menos que alegrarme de ver cómics editados en la línea DeBolsillo por lo que eso significa en estos términos. Y no es que Mondadori haya inventado precisamente el formato económico -esto es, varios comic books publicados en un solo volumen a precio reducido-; baste recordar el tan traído y llevado formato "Biblioteca Marvel" de Planeta, luego heredado por Panini, que generó polémica por la calidad de algunas reproducciones, dicha reducción de tamaño y sobre todo (y merecidamente) por la publicación en blanco y negro de material en color en su edición original.



Pero sí es la primera vez que algunas historietas se ven publicadas dentro de una línea de diseño y difusión hasta ahora relegada a la edición de narrativa. Así, en la línea "Best Seller" -de esto volveremos a hablar en breve- del sello DeBolsillo se han editado cosas tan interesantes como el Scott Pilgrim de Bryan O'Malley, y se ha aprovechado el tirón comercial de las ocasionales adaptaciones cinematográficas -esta, esta, esta, esta, esta y esta- para publicar tebeos de Hellboy, Spider-Man, Los 4 Fantásticos, Ghost Rider, Iron Man, Hulk y Lobezno. Se trata de un formato ya consolidado, un cajón de sastre donde cabe de todo, bueno y menos bueno, conocido y por descubrir. Y no siempre, todo hay que decirlo, con justicia y ecuanimidad...



Así, el año pasado vieron la luz dos títulos que seguro han corrido una suerte dispareja en el mercado y que en uno de los casos al menos habría que corregir. Para empezar, y con lo de corregir no me refiero precisamente a este título, El largo camino a casa es la segunda entrega de La torre oscura, la adaptación al cómic de la saga de novelas fantásticas del mismo nombre escritas por el indiscutible Rey del Terror en el siglo XX: Stephen King.



En este caso, el forzado sello de "Best Seller" no lo es tanto: dudo en que este cómic esté entre los más vendidos del año, por más que gracias a los canales de distribución de la editorial haya llegado a supermercados y grandes superficies, algo por cierto muy de agradecer por lo que significa en el largo y proceloso camino de la normalización del consumo de tebeos. Pero sí está justificado por el número de ventas que el autor de novelas como Carrie o El resplandor lleva a sus espaldas, y concretamente por el seguro que ingente número de ejemplares vendidos de la propia saga La torre oscura.



¿Qué podemos decir del cómic? Pues que satisfará sin duda a los fanáticos de los libros originales, gracias a la supervisión del propio escritor de Maine y sobre todo a la colaboración de Robin Furth, autora de los dos volúmenes que componen The Dark Tower: A Concordance, la obra teórica más completa sobre este particular universo fantástico de King. Pero los que no seguimos la saga, la adaptación realizada por un veterano de talento sobradamente demostrado como Peter David peca de confusa, más en este volumen que en el anterior. Nos queda, eso sí, privilegios del noveno arte, deleitarnos con el estupendo trabajo de Jae Lee, acompañado en esta ocasión por un espléndido Richard Isanove.



A diferencia del anterior, un título en el que el sello de "Best Seller", lamentablemente, me imagino no estará para nada justificado, es El maldito, de Cullen Bunn y Brian Hurtt, también editada en esta línea en los primeros meses de 2009. La serie original, The Damned, es una publicación de Oni Press que para su edición española ve cómo se sigue la edición por arcos argumentales. El primero es este Tres días muerto.



El relato está ambientado en una ciudad donde impera la Ley Seca y donde el poder se debate entre dos clanes mafiosos: el de Alphonse Aligheri, actual mandamás, y el de Bruno Roarke, eterno candidato a arrebatarle el trono al anterior. Ambos, además de gángsters, son demonios de otro mundo... En medio de esta lucha de bandas se encuentra Eddie, un tipo taciturno y de pocas palabras pero mucho ingenio que sobrevive gracias a su inteligencia en un lugar donde una bala lo espera a la vuelta de la esquina. Pero la peculiaridad de Eddie es que no acaba de morir del todo...



En el momento de arrancar el relato, los clanes de Aligheri y Roarke están dispuestos a firmar una tregua, y para ello ha de intervenir un tercer pez gordo... que ha sido secuestrado. Al mismo tiempo, un libro que todo el mundo anhela conseguir ha desaparecido, y Aligheri vuelve a contratar a Eddie para que resuelva el embrollo, pues es el único en el que puede confiar... dado que cuando desaparecieron el demonio y el libro él estaba en el limbo.



Como puede verse, El maldito fusiona los géneros negro y fantástico sin ningún tipo de complejos, y homenajea a clásicos del noir como Cosecha roja y La llave de cristal de Dashiell Hammett... y de paso, a películas del género como Chinatown o Muerte entre las flores, esta última de los Coen adaptación libérrima de los textos citados de Hammett.



El guión corre a cargo de Cullen Bunn, al parecer un autor primerizo, y quién lo diría dada la calidad de su trabajo: el relato está perfectamente urdido, la intriga está manejada con pericia, y los diálogos son precisos y certeros. Un trabajo estupendo que brilla con luz propia gracias a Brian Hurtt, al que ya conocía gracias a su trabajo en Queen & Country y su spin off Queen & Country Confidencial de la mano de Greg Rucka, y que aquí por vez primera se encarga de toda la labor de ilustración al completo. Un trabajo sobresaliente el de ambos.



En resumidas cuentas: El maldito es un título estupendo del que espero poder seguir leyendo traducido a nuestro idioma el material por el momento inédito. Por otra parte, la adaptación de La torre oscura me interesa cada vez menos, pero paradójicamente de esta serie no dudo en que seguirán llegando nuevas entregas mientras se sigan produciendo más allá del Atlántico. Las leyes del mercado mandan, y Stephen King es hoy por hoy una garantía de éxito, aunque se limite a poner su nombre a modo de marca en la portada, como podría ser el caso.


Título: La torre oscura. El largo camino a casa
Autores: Peter David (guión) / Jae Lee (dibujo)
Editorial: DeBolsillo (Random House Mondadori)
Fecha de edición: abril de 2009
160 páginas (color) - 14,95 €

Título: El maldito. Tres días muerto
Autores: Cullen Bunn (guión) / Brian Hurtt (dibujo)
Editorial:
DeBolsillo (Random House Mondadori)
Fecha de edición: marzo de 2009
48 páginas (b/n) - 11,95 €

2 comentarios:

Claudio dijo...

Tanto como a precio asequible...

Fran J. Ortiz dijo...

Hombre, un concepto como "asequible", lamentablemente, es bastante relativo. Lo comparaba a razón de páginas de la obra y calidad de impresión, en comparación con la media del mercado español del cómic. Entonces, sí me parece asequible.

No es lo mismo que "barato" o "tirado de precio", ojo.


Estadísticas