Abandonad toda esperanza

miércoles, 7 de marzo de 2012

Gacela: Little Rai in Slumberland



La publicidad es un elemento necesario para que las obras artísticas, sean de la disciplina que sean, lleguen a su público; y en el caso de los cómics y de las pequeñas (sobre todo si son nuevas) editoriales que los publican, todavía más. Por eso me alegro mucho de que Sugoi, empresa nacida a finales del año 2010 y todavía con un catálogo incipiente, se decidiera a embarcar a uno de sus autores, Surco Valbuena Makino, en una gira de presentaciones que lo acercó a la librería de Alicante Ateneo Comics, donde tuve oportunidad de conocer al autor y, lo que es más importante, su obra.


Surco Valbuena dedicando ejemplares de Gacela
en Ateneo Comics


Y esta no es otra que Gacela, una novela gráfica ejecutada con cariño y editada con primor a la que auguro una vida comercial fructífera... o al menos todo lo fructífera que pueda llegar a ser una tirada limitada de 500 ejemplares, que cuentan con el atractivo de venir numerados y firmados por el autor. Según dicen en la web, la obra ha despertado suficiente interés como para que ya no cuenten con ejemplares y todos ellos estén ya en manos de la distribuidora y de las librerías especializadas de todo el país.




Pero centrémonos ahora en el propio cómic en sí: Gacela está protagonizada por Raimundo, más conocido como Rai, un niño pequeño aquejado de una extraña enfermedad mortal y del que deducimos que es posible cuente con una esperanza de vida muy limitada. Rai vive junto con sus abuelos en lo que fue un hospital años ha, y su devenir cotidiano es en principio rutinario y sin demasiado interés visto desde fuera.




Pero para combatir esta situación realmente desesperada, Rai cuenta con un aliado de gran valor: su imaginación. Así, el pequeño consigue vivir en dos planos alternativos, uno el real y tangible, el otro un mundo imaginario y onírico donde Rai puede reencontrarse con su madre (a la que imaginamos desaparecida, físicamente o no, en el mundo real) y con tres animales a los que considera sus mejores amigos: Hamza, un pequeño roedor que habita en el desierto; Gorrión, que en realidad es un búho; y el más especial de todos, una cebra a la que Rai se empeña en llamar Gacela.




A partir de esta anécdota tan sencilla, Surco Valbuena construye un relato intimista a la vez que fantasioso, un atractivo slice of life que gracias a la imaginación de un niño se muestra cargado de simbolismo y trasciende las fronteras convencionales del género. Así, en Gacela se alternan los momentos más duros con las aventuras sin fin del niño protagonista, no exentas tampoco de un poso a medio camino entre lo amargo y lo siniestro, hasta llegar a un final que consigue provocar un nudo en la garganta al lector; algo en principio nada fácil de lograr en lectores veteranos como un servidor, que ya estamos curados de espantos (y manipulaciones varias).




En definitiva: quizá no sea una obra maestra, y habrá que ver cómo la trata el paso del tiempo y futuras relecturas, pero en principio este Gacela se me antoja una obra de gran mérito, y que de haberla leído en el momento de su publicación -en el pasado mes de octubre, hace casi medio año ya-, no habría sido difícil incluirla entre lo mejor de la producción anual. Pero como suele decirse, nunca es tarde si la dicha es buena, y la dicha de leer Gacela es más que considerable.


Título: Gacela
Autor: Surco Valbuena Makino (guion y dibujo)
Editorial: Sugoi
Fecha de edición: octubre de 2011
176 pp. (b/n) - 14 €

1 comentario:

Hopeful dijo...

Solo con leer la trama de la obra se me han puesto los pelos de punta y he sentido un cosquilleo recorriéndome la espalda. No me extraña para nada que las editoras se hallan fijado en este trabajo, ya que tanto la historia como el estilo de dibujo parecen interesantes, simples pero a la vez profundos.

Espero tener la ocasión (y el tiempo) necesarios para poder disfrutar de ella.


Estadísticas