Abandonad toda esperanza

domingo, 5 de febrero de 2012

RIP: Zalman King (1942-2012)

La muerte no hace distinciones, y el mundo del cine no es una excepción: si hace unos días nos veíamos enfrascados en la triste tarea de anunciar la desaparición de Theo Angelopoulos, realizador paradigma del séptimo arte en su versión más laureada y aplaudida, la del cine de autor, hoy nos hacemos eco del fallecimiento de otro hombre de cine, pero de un cine muy distinto: el entendido como un artículo de ocio, o mejor dicho negocio. Nos referimos al productor, director y actor Zalman King, erotómano del audiovisual softcore y principal impulsor de una de las películas más emblemáticas tanto del cine erótico como de la cultura popular de los años 80: Nueve semanas y media.


Zalman King (1942-2012)


Pese a que por lo general fue un hombre situado tras las cámaras, la labor profesional de Zalman King empezó de forma muy discreta como actor en la televisión de los años 60 y 70, participando en series como La hora de Alfred Hitchcock, Los Munster, Bonanza, El agente de CIPOL, Ironside o Los ángeles de Charlie. Menos suerte tendría en el cine, interviniendo en apenas un puñado de filmes más bien discretos cuando no de culto como La bella durmiente de James B. Harris (ocasional productor del primerizo Kubrick), Blue Sunshine de Jeff Lieberman, La galaxia del terror de Bruce D. Clark o Saint Francis, reciente pero olvidado film de terror a mayor gloria de Dita Von Teese, por aquel entonces pareja del cantante Marilyn Manson.


Blue Sunshine: una cult movie fantástica
protagonizada por un joven Zalman King



No será hasta la década de los 80 cuando King debutará como realizador -su faceta profesional más reconocida-, participando como productor ejecutivo en dos de las películas menos populares del director de Elígeme e Inquietudes: Alan Rudolph. Aquellos dos filmes, Roadie y Especies asesinas, no tuvieron ni mucho menos el eco que alcanzó el siguiente proyecto de King como productor: Nueve semanas y media, adaptación de una novela de Elizabeth McNeill en la que también participó como guionista, convirtió al realizador Adrian Lyne en uno de los más conocidos del Hollywood del momento, y a sus actores Mickey Rourke y Kim Basinger -que vivían un tórrido romance en la gran pantalla- en dos de las estrellas más rutilantes de la década.


Mickey Rourke y Kim Basinger, iconos del cine ochentero


King no tendría tanta suerte con su siguiente producción, el thriller Siesta dirigido por Mary Lambert, pese a contar con un reparto estelar: Ellen Barkin, Gabriel Byrne, Julian Sands, Isabella Rossellini, Martin Sheen, Grace Jones y Jodie Foster. Este batacazo, junto al desarrollo de otros proyectos como director, le mantendría alejado de la producción cinematográfica, un paréntesis en el que no dejó del todo esta labor: en 1992 llega a la pequeña pantalla Zalman King's Red Shoe Diaries, primero un telefilm y luego una serie de televisión formada por medio centenar de capítulos independientes en los que, en algunos, un joven David Duchovny -que todavía no había alcanzado la fama gracias primero a Expediente X y luego a Californication- ejercía de maestro de ceremonias presentando los diferentes relatos, todos ellos de corte erótico. Y es que si en algo se especializó King fue en urdir historias donde el sexo softcore -siempre fingido y reflejado de forma estetizante, muy alejado así del cine pornográfico- contaba siempre con un protagonismo indiscutible.


David Duchovny, un escritor atormentado
por la pérdida de su mujer



En cuanto a su labor como realizador, esta arranca por partida doble en 1988 con el estreno de dos filmes, Two Moon Junction y Wildfire, ambos con cierto contenido erótico. El primero estaba protagonizado por Sherilyn Fenn, joven y turbadora promesa que pronto despuntaría con su papel de la inquietante lolita Audrey Horne en la serie Twin Peaks pero que luego quedaría relegada a cintas de serie B y telefilmes por lo general mediocres. A modo de curiosidad, señalar que en esta cinta también debutaba una joven acreditada solo como "Milla"; se trataba de la hoy popular Milla Jovovich (Resident Evil). Por su parte, el segundo y menos conocido de los dos largometrajes fue un thriller cuyo reparto estaba encabezado por los otrora populares Steven Bauer y la siempre morbosa Linda Fiorentino.


Sherilyn Fenn, la futura estrella que no pudo ser


Al año siguiente, King consigue su mayor éxito como director, al embarcar de nuevo a Mickey Rourke en un film de alto contenido erótico para las grandes masas: en Orquídea salvaje reunió a la estrella de Nueve semanas y media con tres actrices (la veterana Jacqueline Bisset, la española -y muy internacional por aquel entonces- Assumpta Serna y la prometedora Carré Otis, verdadera protagonista del film). El resultado fue una película que ni entonces ni mucho menos hoy pasa precisamente por ser un gran trabajo -las críticas la han vapuleado inmisericordemente, y con razón-, pero que le dio a su realizador los suficientes dividendos en su explotación tanto en cines como en el mercado doméstico como para seguir desarrollando proyectos de corte similar.


King y Rourke apadrinaron a Carré Otis en Orquídea salvaje


Pese a las críticas adversas, Zalman King nunca se rindió, ni con este ni con ningún otro proyecto: apenas dos años después estrenaba Wild Orchid II: Two Shades of Blue, que aprovechando que contaba con otros actores sin solución de continuidad fue rebautizada en España como Piernas de terciopelo, obviando su condición de secuela... lo cual dice mucho del escaso interés que despertó la anterior en nuestro país. Tampoco provocaría gran expectación cuando a mediados de la década de los 90 se estrena otro largometraje de corte erótico dirigido por King, Delta de Venus, a pesar de estar basado nada menos que en una obra de Anaïs Nin. Esa irrelevancia sería la tónica de los siguientes proyectos de su máximo responsable, varios filmes y telefilmes que por lo general pasaron sin pena ni gloria por la cartelera y la parrila televisiva... Lo cual no quita que quede para el recuerdo la incansable labor de Zalman King como practicante a ultranza del género erótico para grandes audiencias tanto en cine como en televisión.




Zalman Lefkovitz, llamado Zalman King, nació en 23 de mayo de 1942 en Trenton, New Jersey, y falleció en 3 de febrero de 2012. Tenía por tanto 69 años. Descanse en paz.

2 comentarios:

JOSÉ DIEGO dijo...

Frank, es terrible tener que poner negro sobre blanco que se va yendo gente a la que uno ha agradecido el darle una imagen más o menos distinta a nuestro mundo.
Angelopoulos,Carlos Pérez Merinero, hoy King...
Gracias por decírnoslo, aunque sean noticias dolorosas.

Fran J. Ortiz dijo...

Y tanto... De hecho, pasado mañana recordaré al gran Ben Gazzara, que nos dejó también el 3 de febrero...

Un abrazo.


Estadísticas