Abandonad toda esperanza

martes, 29 de diciembre de 2009

La elipsis infinita por fin llega a su fin

Escribí La elipsis infinita, un ensayo acerca de Carretera perdida de David Lynch, en 1997 -doce años han pasado ya-, a los pocos días de su estreno español. La finalidad del mismo era que fuese publicado en Ghostwood, el único fanzine -entonces y ahora- español dedicado exclusivamente a la figura del realizador norteamericano y a su obra cinematográfica y televisiva, con principal hincapié en la serie Twin Peaks.



Como suele pasar en estos casos, y pese a sus indudables excelencias, la vida de aquella publicación fue breve -el quinto número, donde mi texto vio la luz, fue el último-, y a partir de entonces tener la posibilidad de leer el artículo empezó a ser complicado... hasta que otra aventura encomiable pero fugaz llamada Instituto Virtual de Estudios Humanísticos me pidió autorización para recogerlo en su sección dedicada al séptimo arte.



Accedí, claro. La sorpresa llegó más tarde, cuando después de desaparecer dicho Instituto -y como ya señalé en su día- me encontré con el artículo reproducido en varios foros sobre cine, en hilos sobre la película, y hasta disponible en Emule para descargarlo. Me lo encontré completo y fragmentado, maquetado y sin maquetar, firmado y hasta sin firmar... una situación caótica que lejos de molestarme incluso me hizo disfrutar bastante, asombrado de la pervivencia no ya solo del propio artículo, sino del interés de los espectadores por desentrañar los misterios de una película tan fascinante y compleja como la que nos ocupa.



Hoy, más de una década después de escribir dicho texto, es para mí un placer informarles de que Javier J. Valencia, el que lo empezó todo como editor de Ghostwood y que hoy es colaborador de la web Revista Fantastique dirigida por Javier Ludeña, me pidió la pertinente autorización para rescatarlo en la misma.



Volví a acceder, claro, pidiéndole solamente permiso para realizar una actualización del texto que ha respetado en su mayor parte el original salvo cuando aparecían referencias del tipo "la última película de Lynch", que ya quedaron obsoletas. También me he permitido alguna fugaz referencia a los trabajos posteriores del director, como Mulholland Drive o Inland Empire. Por lo demás, La elipsis infinita es lo que fue en su día: una humilde aportación para la comprensión y posterior crítica de Carretera perdida, uno de los mejores largometrajes de David Lynch y para el que esto firma pieza capital del cine del siglo XX... o, como dijo alguien, la primera película del siglo XXI. Pueden leerlo rescatado, actualizado y firmado como Dios manda, y espero que en su casa definitiva, aquí:





[Imagen superior: Portada del fanzine donde La elipsis infinita vio la luz por vez primera.]

1 comentario:

Pep dijo...

Ya lo leí hace años, creo que incluso antes de conocerle personalmente, por recomendación de nuestro común amigo Don Pedro de la Ossa. No sabía de la intensa vida que ha tenido el escrito a lo largo de los años... pero me alegro :)

Procedo a leer la versión redux!


Estadísticas