Abandonad toda esperanza

lunes, 6 de mayo de 2013

Los lunes... Batman: Ciclo de violencia




Batman siempre ha sido uno de los superhéroes más populares de todos los tiempos, quizá el que más con la salvedad de su compañero de fatigas en el Universo DC: Superman, el Hombre de Acero. Pero qué duda cabe que en los últimos años su popularidad se ha visto acrecentada todavía más gracias al cine (desde las películas de Tim Burton y Joel Schumacher hasta la más reciente trilogía, merecidamente aplaudida, de Christopher Nolan) y, por qué no decirlo, a algunos autores que han dado lo mejor de sí dentro del medio que vio nacer al personaje a finales de la década de los 30: el cómic. Esto explica el gran número de títulos protagonizados por el personaje que llegan cada mes a las librerías especializadas, en estos tiempos y en nuestro país de la mano de ECC Ediciones. Por eso vamos a dedicarle una sección semanal en exclusiva que durará mientras haya nuevos títulos que comentar; y por lo que se ve, parece que va para rato... para alegría de la legión de seguidores del Hombre Murciélago.




Prosigue (y, como veremos, concluye en cierta manera) la edición en formato cartoné de Batman. El Caballero Oscuro, siempre y cuando nos refiramos a aquello que podríamos llamar "el Batman de David Finch"... aunque ya quede lejos la que acabó siendo la miniserie en la que este autor tomaba las riendas del personaje como autor completo; esto es: la muy recomendable Amanecer dorado. Como ya sabrán los fieles lectores tanto del Nuevo Universo DC como de este vuestro blog, y a pesar del muy satisfactorio resultado de tan ambiciosa empresa, tras solo los cinco primeros números de la serie Finch acabó reclamando la colaboración de otros guionistas y se relegó a sí mismo a encargarse únicamente del apartado gráfico.




Si el guionista Paul Jenkins fue el primero en acudir a la llamada del artista vía DC Comics para encargarse de inaugurar una nueva numeración para la cabecera -de la colaboración entre ambos nacería el arco argumental Terrores nocturnos-, ahora es el escritor Gregg Hurwitz el que se ocupa de poner en negro sobre blanco una historia que mezcla el géneros superheroico y el terror en seis capítulos, que abarcan del número 10 al 15 de la colección original. Y si en el relato previo de Jenkins la amenaza tomaba la forma de varios de los enemigos habituales del Hombre Murciélago (con Bane a la cabeza), ahora el terror se centra en uno solo, también presente allí: el Espantapájaros. Y nunca mejor dicho lo del terror...




Considerado muchas veces como un enemigo de segunda fila, algunas de las historias que ha protagonizado a lo largo de su historia el profesor Jonathan Crane, alias el Espantapájaros, ponen en entredicho esta injusta aseveración: baste recordar varias de las recopiladas en el volumen cuarto de la colección Batman: Arkham editado en su día por Planeta de Agostini y dedicado por entero a este personaje en cuestión. A dichas historias se suma ahora con todos los honores esta Ciclo de violencia, donde el guionista sitúa al Caballero Oscuro en el centro neurálgico de un relato más propio del cine de suspense y terror que del género que nos ocupa. No en vano Hurwitz es guionista de cine y televisión, además de autor de thrillers literarios como O ella muere, y aquí demuestra con creces su pulso para construir un relato de intriga y ambientación malsana.




Por otra parte, Hurwitz ya demostró en la miniserie Pingüino: Dolor y prejuicio su capacidad para revisitar y redefinir a un villano clásico del personaje creado por Bob Kane como es Oswald Cobblepot. Ambos factores parecían hacer de este escritor el guionista ideal para una historia como la que cuenta Ciclo de violencia: la Policía de Gotham, con James Gordon a la cabeza, anda tras un misterioso criminal que secuestra a niños pequeños para liberarlos poco después sin que, aparentemente, estos hayan sufrido ningún abuso físico; pero todas las víctimas regresan a sus vidas con la psique trastocada, y parecen incapaces de articular ni una sola palabra acerca de lo ocurrido. Por supuesto, Batman intervendrá en la investigación, y descubrirá que detrás de estos crímenes está uno de sus enemigos más veteranos...




A lo largo del relato, y mediante las alucinaciones que provoca la recurrente Toxina del Miedo del profesor Crane, los lectores viajaremos de la mano de Hurwitz y Finch al pasado de ambos personajes, tanto de Batman como muy especialmente del Espantapájaros, conociendo los verdaderos motivos que llevaron al pequeño Jonathan Crane a acabar convirtiéndose en uno de los enemigos más temibles del bienestar de la ciudad de Gotham. A destacar que la plasmación gráfica de las pesadillas de los personajes, así como la ambientación de buena parte de la historia, permiten a David Finch brillar particularmente en la recreación de atmósferas malsanas y sórdidas, las cuales como señalábamos antes recuerdan de inmediato a la imaginería visual del cine de terror más inquietante y visceral. El resultado es una lectura que sin marcar un antes y un después en la historia del superhéroe protagonista, resulta muy entretenida de principio a fin.




Completa el volumen una breve historieta, de apenas diez páginas, rescatada del primer número de la nueva Legends of the Dark Knight. Titulada "El culpable fue el mayordomo" como si de un homenaje al juego de mesa Cluedo se tratase, viene firmada por el guionista Damon Lindelof... que, como Hurwitz, proviene del mundo audiovisual: en su currículo como escritor destacan la serie Perdidos y el film Prometheus. El relato en cuestión se nos antoja más propio de un volumen de Elseworlds que de la continuidad lógica del Universo DC aunque no se presente como tal: pero el talante que muestra aquí Bruce Wayne y la resolución del enigma que se plantea, toda una lección moral, acaba por asemejarse más a una historia autoconclusiva al margen de la historia oficial del Hombre Murciélago. A esto contribuye también el apartado gráfico, en manos de Jeff Lemire, que aunque ha demostrado con su Animal Man ser capaz de encargarse de una colección del género aquí parece estar más cerca de trabajos independientes suyos como el muy recomendable Nadie. Sea como sea, toda una curiosidad que merece la atención del lector.




Por lo demás, y para terminar con esta nota, destacar que este Ciclo de violencia supone la despedida, al menos por el momento, de David Finch dentro de la colección Batman: El Caballero Oscuro. A partir del número 16 le sustituye tomando los lápices el dibujante Ethan Van Sciver. Curiosamente, el que sí permanece en la serie es Gregg Hurwitz, que volverá a ofrecernos su particular mirada acerca de otro de los enemigos clásicos de Batman: en esta ocasión, el Sombrerero Loco. Esperemos que la despedida de Finch no implique también la despedida de la colección española, y podamos ver qué nos ofrece este escritor con el villano cuya inspiración surgió de las páginas de la Alicia de Lewis Carroll.


Título: Batman. El Caballero Oscuro: Ciclo de violencia
Autores: Gregg Hurwitz & Damon Lindelof (guion) / David Finch & Jeff Lemire (dibujo)
Editorial: ECC
Fecha de edición: marzo de 2013
144 pp. (color) - 15,95 €

1 comentario:

Kyle Morgan dijo...

Acabo de leer la crítica reseña y menudo acierto, en todo. Además, que me he acabado el tomo y he encontrado tu blog por casualidad.

Me gusta porque eres alguien que se ha ganado un nombre y más o menos yo tengo un blog parecido.

Un saludo y espero ver más material de este estilo, enhorabuena,


Estadísticas