Abandonad toda esperanza

jueves, 9 de agosto de 2012

La verdadera historia de los superhéroes: Héroes cotidianos




A simple vista este libro, titulado La verdadera historia de los superhéroes y primorosamente editado por RM, podría parecer una obra humorística. Porque a quién se le ocurre disfrazarse de su personaje de cómic favorito en público... Pero a poco que nos fijemos en las fotografías que incluye, y en los breves textos que las acompañan (y que desvelan la identidad del retratado), veremos que el trabajo de la fotógrafa Dulce Pinzón está muy lejos de ser una celebración del cosplay al uso.



Por las fotos de este libro, de la primera hasta alcanzar un total de veinte, se pasean una serie de inmigrantes latinoamericanos, muchos de ellos mexicanos (la misma autora incluida), que residen en Estados Unidos, la mayoría concretamente en Nueva York -no en vano la ciudad de los superhéroes, al menos los de Marvel Comics-, trabajando en las actividades más diversas y enviando buena parte de su salario a sus familias, que todavía residen al otro lado de la frontera.



Así lo explica el texto promocional de la obra: "El libro contiene 20 retratos de inmigrantes mexicanos y latinos, vestidos con los trajes de los superhéroes populares americanos y mexicanos. Las fotografías fueron tomadas en el ambiente laboral de cada trabajador-superhéroe y se acompañan de un breve texto que incluye el nombre del inmigrante, su ciudad y la cantidad de dinero que envía a sus familiares periódicamente." Así, por sus páginas se pasean personajes de DC como Superman, Batman, Wonder Woman o Green Lantern; de Marvel, como Spiderman (cuya foto ilustra la cubierta), Hulk, el Hombre de Hielo o los miembros de Los 4 Fantásticos... y hasta algunos superhéroes mexicanos, como el popular y paródico Chapulín Colorado.



Por tanto, no es gratuito que para este proyecto de Dulce Pinzón el limpiaventanas Bernabé Méndez, el obrero Luis Hernández, el pescadero Juventino Rosas o el policía Roy Acosta se hayan disfrazado, respectivamente, de Spiderman, La Cosa, Aquaman o el Capitán América. Y no solo porque, como se ve, se haya intentado mantener una relación entre el empleo de la persona y la idiosincrasia del personaje (y, al respecto, que se haya elegido a Robin, sidequick de Batman, para inmortalizar a un gigoló de Times Square puede dar bastante juego), sino porque la obra, bien entendida, rinde un sentido homenaje a esos héroes anónimos que suelen trabajar en jornadas de un número elevado de horas por sueldos muy bajos y a veces en condiciones extremas.



De esta manera, La verdadera historia de los superhéroes se constituye en toda una celebración de la labor y, en definitiva, de la experiencia vital,de estos hombres y mujeres que con determinación y sin la ayuda de superpoder extaordinario alguno, ayudan a la prosperidad de sus respectivas familias y comunidades. Un libro espléndido que se cierra con el autorretrato de la autora, fotógrafa significativamente ataviada como Sue Richards... es decir, la Mujer Invisible del Universo Marvel.


La verdadera historia de los superhéroes
Dulce Pinzón
Barcelona / México, RM, 2012
52 pp. (20 fotografías) - 25 €

(+) La web de la autora

Estadísticas